Fue en 2014 cuando el ayuntamiento de Almendralejo puso en marcha el Instituto de Jazz y Música Moderna de Extremadura (INJEX) con el propósito de atender a una población que demandaba conocimientos musicales en el ámbito del jazz y la música moderna, pero que no cubría el perfil para ingresar en los distintos conservatorios y escuelas de música de la región. El consistorio hizo un esfuerzo por seleccionar y mantener a un elenco de profesores especializados en distintos estilos musicales como el pop, funk, rock, soul o la música latina, además de distintas especialidades de instrumentos. También la Universidad de Extremadura ha mantenido durante estos siete años una estrecha colaboración con el proyecto. Sin embargo, en los últimos meses, el modelo actual de gestión con cargo a personal del ayuntamiento no estaba siendo el más rentable y para asegurar la supervivencia se ha cambiado de modelo.

De ese modo ha nacido la asociación Open Jam, compuesta en principio por tres profesores que serán los que se encarguen de la gestión del Instituto de Jazz. El cambio de modelo consiste en que, a partir de ahora, los sueldos de estos profesores no pertenecen directamente al capítulo de personal del ayuntamiento, sino que la propia asociación tendrá una subvención nominativa superior a los 12.000 euros para afrontar el funcionamiento. En principio, los contratos de este curso se mantienen con la fórmula anterior hasta el mes de junio y será a partir de entonces cuando el cambio de modelo financiero y de gestión entre en marcha con Open Jam.

“Ha habido muchos problemas en los últimos meses. La dirección del instituto de jazz no quería seguir al frente y había incluso desconocimiento sobre si los instrumentos eran propiedad del ayuntamiento o de la Universidad de Extremadura. Propusimos la nueva fórmula a los profesores y lo hacemos con el objetivo de que pueda multiplicar la financiación y tenga una continuidad en el tiempo, ayudándoles a buscar otras subvenciones de otras administraciones”, explica el concejal delegado, Domingo Cruz.

Ante las preguntas de la prensa sobre si merecía la pena mantener el Instituto de Jazz por la falta de demanda, Cruz considera que “hay un problema serio con esa juventud que tiene una cultura musical limitada. Creemos que este instituto ofrece un servicio público que puede mantenerse con la misma financiación. Vamos a intentar que no desaparezca, ya que el cambio de modelo es para que funcione, la demanda aumente y pueda convertirse en un centro de referencia en España”.

El acuerdo de colaboración entre el Instituto de Jazz y la Universidad de Extremadura se remonta a 2015. Con este convenio, los cursos que ofrece el instituto pasan a formar parte del catálogo de aulas culturales de la Universidad, que a su vez expide certificados correspondientes a los alumnos que completan los cursos.

El INJEX está situado en el interior del parque de la Piedad, justo en el edificio de Servicio Sociales, muy próximo a la sede de la escuela de música y la banda municipal. También se ha conocido que este año volverá a organizar el Seminario Internacional de Jazz ‘Ciudad de Almendralejo’.