Todo comenzó como un reto personal para ayudar a los enfermos de cáncer el pasado año, pero se ha convertido en un reto solidario de Almendralejo para ayudar cada año a colectivos que lo necesitan. Pedro Hierro vuelve plantearse otro Camino de Santiago, esta vez subido a su bicicleta de montaña para recorrer 1.100 kilómetros de recorrido en 15 días, justo los que separa Cádiz de Santiago de Compostela por la Vía de la Plata. Este año, volverá a recoger fondos benéficos para la asociación de Afibroal, que atiende a enfermos de fibromialgia y fatiga crónica desde hace 14 años y que ha sido una de las asociaciones sociosanitarias que peor lo ha pasado durante la pandemia, ya que su principal fuente de financiación para mantener vivas sus actividades procede, precisamente, de organizar eventos, algo que ha sido imposible con las restricciones de movilidad y de aforos.

El ayuntamiento de Almendralejo, viendo la gran acogida que tuvo el reto de Pedro Hierro el pasado año cuando realizó el camino a pie en 22 días ha decidido apoyar a este joven almendralejense con una subvención que le ayude para las estancias y la alimentación. Su reto saltó a la palestra mediática y el propio Camino de Santiago lo ha nombrado ‘Centinela’, un reconocimiento para aquellas personas que promocionan el Camino a través de sus medios y redes. El último centinela extremeño nombrado fue José Manuel Calderón.

Recorrido

Pedro Hierro partirá de Cádiz el 1 de julio. Hará una media de unos 75 kilómetros por cada jornada, aunque hay etapas que llegan a los 114 kilómetros. Una de las más largas será el domingo 4 de julio cuando recorra la distancia entre Almadén de la Plata y Almendralejo. Ese día habrá un recibimiento de vecinos y clubes deportivos que acompañarán a Pedro Hierro a la entrada de la localidad. La otra parada en el Camino será en A Rúa. «Es verdad que nos tenemos que desviar unos 30 kilómetros, pero merecerá la pena para estrechar más si cabe el hermanamiento que hay entre las dos localidades», dice el deportista local.

Agradecimiento

Petri Álvarez, presidenta de Afibroal, ha agradecido el gesto de Pedro Hierro con el colectivo. Reconoce que «ha sido e l año más difícil para nosotros. No hemos podido asistir a muchas terapias y han bajado todas las actividades. Nos hemos quedado muy flojos en nuestra economía». El reto les dará un impulso y, sobre todo, visibilidad para seguir el camino.