La Comunidad de Labradores y Ganaderos de Almendralejo (CLYGAL) ha denunciado públicamente la ‘desaparición’ de más de 70 agricultores del censo para las Elecciones al Campo 2022, publicado el pasado 30 de diciembre por la Junta de Extremadura, de cuyo proceso electoral saldrá la representatividad de cada organización profesional agraria en la Comunidad Autónoma, y exige "luz y taquígrafos" para que los comicios se celebren con garantía. Manifiesta su profundo malestar por lo que podría parecer más una "maniobra premeditada" que "un error de bulto, ya que ese presunto error es bastante abultado al dejar fuera a más de 70 socios de la Comunidad de Labradores de Almendralejo con derecho a voto y, entre ellos, algunos miembros de la Directiva", asevera en un comunicado.

Los agricultores de Tierra de Barros reclaman que el plazo para presentar las reclamaciones se amplíe al menos siete días hábiles porque de los 15 días naturales concedidos desde la publicación del censo provisional el pasado 30 de diciembre, siete días eran inhábiles en la administración y además coincidieron con las Navidades, cuando muchas personas estaban fuera de la comunidad autónoma, lo que supuso complicaciones añadidas para poder realizar los trámites requeridos. La Comunidad de Labradores y Ganaderos va más allá y, analizando los resultados oficiales de las Elecciones al Campo de 2017, ha detectado que los 826 agricultores desaparecidos del censo y denunciados por Asaja son los suficientes para que UPA-UCE quedara en primer lugar en el proceso electoral con los últimos resultados. Explican, en este sentido, que en 2017 Asaja obtuvo 4.150 votos que representan el 46,89% de los emitidos, y UPA-UCE consiguió 3.326, que son el 37,58%. Si a los 4.150 votos de Asaja le restamos los 826 ‘desaparecidos’ Asaja queda con 3.324 y UPA-UCE se hace con la primera posición al tener 3.326.