La Oficina Municipal del Consumidor (OMIC) de Almendralejo, un servicio gratuito que los ciudadanos tienen en el centro cívico, rescató un total de 19.170 euros durante el ejercicio de 2021. La cuantía de las devoluciones gestionadas fue de 10.860 euros, mientras que el importe de las anulaciones ascendió 8.310 euros. Este es el principal dato del balance realizado por la OMIC por parte de la concejala de Consumo, Isabel Ballesteros, quien detalló que el ejercicio de 2021 se saldó con un total de 1.729 consultas y 212 reclamaciones, según se recoge en la memoria.

Nuevamente, más de la mitad de las reclamaciones se concentran sobre servicios de telecomunicaciones con un 51,4%. Le siguen: 12% suministro eléctrico, 5,18 % comercio electrónico, 4,71% hogar, 3,77% transportes, y 3,77 % seguros, 3,30% agencias de viajes y el resto a otros comercios, hostelería y otros servicios. 

Con respecto a las consultas, aumentan con respecto a las del pasado año. Los sectores más significativos son los siguientes: telecomunicaciones 28%, existe una ligera disminución con respecto al pasado año. El comercio electrónico es el segundo sector más consultado, siendo un 14,22 % de las consultas planteadas. Con respecto a los años anteriores hay un incremento en el volumen de consultas en el suministro eléctrico, siendo el tercer sector más consultado, fundamentalmente a raíz de la subida de precios y modificación de la factura, así como lecturas estimadas durante meses. 

El tipo de consultas y reclamaciones en telefonía no varía a años anteriores: incumplimientos de ofertas con descuentos y packs contratados telefónicamente que no coinciden con lo que aplican en las facturas, ausencia de contratos, cargos de servicios no reconocidos por el usuario, pagos a terceros, altas en servicios no contratados, imposibilidad de solicitar bajas, problemas derivados con portabilidades o envío de facturas posteriores a la baja.

Con respecto al comercio electrónico, se incide en el hecho de que el comercio electrónico es seguro siempre y cuando se utilicen medidas de protección adecuadas. Se ha detectado que aunque sea un método de compra muy utilizado, no se toman medidas de seguridad, es fundamental antes de comprar saber dónde y a quién se está comprando, así como revisar las condiciones generales de contratación.

De otro lado, con la nueva normativa, a partir del 2022 los productos de naturaleza duradera dispondrán de tres años de garantía en lugar de dos años.