Kiosco

El Periódico Extremadura

La nueva entrada de la iglesia de Santa Clara de Almendralejo despierta polémica

La rampa de acceso creada obliga al peatón a tener que invadir la calzada

Operarios de obras en Santa Clara cedida

Desde hace unos días se está llevando a cabo por medio de operarios del servicio municipal de Almendralejo una obra para reformar la entrada a la iglesia conventual de Santa Clara por la calle Ricardo Romero. Se trata de darle solución a una histórica barrera arquitectónica de este edificio, ya que para entrar en la iglesia de Santa Clara había que salvar dos escalones de piedras de granito que llevan cientos de años en la puerta. 

Era una vieja reivindicación realizar en ese lugar una pequeña rampa de acceso para favorecer la entrada a personas con movilidad reducida. El problema ha sido que la obra que se está ejecutando parece no haber gustado a muchos ciudadanos por varios aspectos. En primer lugar, se ha creado una rampa de acceso lateral, pero se ha incrementado de dos a cuatro el número de escalones para las personas que entren a pie. Y, por otra parte, la creación de la rampa ha provocado que la obra se coma gran parte del acerado de la calle, por lo que los viandantes que vayan por ese lado de la acera deben invadir parte de la calzada de la calle Ricardo Romero para salvar el obstáculo o bien, directamente, cambiarse de acera. Hay que recordar que la calle se ha convertido recientemente en plataforma única, pero también que pueden seguir pasando vehículos por la zona, siempre con prioridad para el peatón. 

Algunos vecinos han expresado en redes sociales estas quejas y otros critican que Patrimonio haya permitido eliminar la entrada original del edificio. 

Compartir el artículo

stats