Kiosco

El Periódico Extremadura

Recomiendan no firmar contratos por debajo de costes de producción de la uva

Los agricultores denuncian que pueda haber pacto de precios entre las bodegas

Vendimia cedida

La crisis de precios en el campo está golpeando con fuerza un año más a la campaña de la vendimia de la uva y se hace notar en los agricultores de Tierra de Barros, cada vez con más problemas para generar beneficios ante la subida de los costes de producción y la caída de los precios para vender su uva. Ante esta situación, la Comunidad de Labradores y Ganaderos, que representa a gran parte de los agricultores de Almendralejo, ha recomendado a estos agricultores que no firmen contratos de compra-venta de sus producciones por debajo de los costes de producción, que en el caso de la uva los estableció esta misma organización profesional agraria a partir de un estudio publicado a principios de agosto en el que determinaba que para la cosecha de 2022 la uva tinta de secano costaba producirla 0,39 euros el kilo, mientras que la blanca era de 0,36 euros el kilo. Los precios eran similares para la uva de regadío, mientras que para la uva de cava macabeo era de 0,40 euros el kilo, mientras que la parellada era de 0,46 euros el kilo. 

Desde esta organización han solicitado a la Industria Vitivinícola de Extremadura que se pronuncie sobre las últimas informaciones que afirman que las bodegas extremeñas se habrían puesto de acuerdo para pagar la uva durante esta campaña a 0,14 euros el kilo, tal y como denunció La Unión Extremadura hace unos días. Consideran que dicha información acusa a la Industria Vitivinícola de actuar al margen de la legislación por haber pactado entre las bodegas un precio y, en segundo lugar, por establecer un precio muy por debajo de los costes de producción. En este sentido, asegura que sería aconsejable que las bodegas se pronuncien «porque de lo contrario se podría interpretar como una complicidad en la comisión de esa doble ilegalidad».

Una vez más, desde la Comunidad de Labradores han denunciado «dejadez de funciones de la Junta de Extremadura» en este tema y le vuelven a exigir que oficialice los costes de producción tanto de la uva como de la aceituna, con precios actualizados, a fin de evitar ilegalidades y el fraude que supuestamente se produjo durante la campaña del pasado año, «con ventas a pérdidas de las que los agricultores no se van a recuperar en años», indica esta organización en un comunicado.

Los agricultores siguen quejándose de los precios y a ello se une una campaña que no será muy fructífera en la uva, con una notable bajada de la productividad, y mucho peor para la aceituna, que tendrá una de las peores cosechas que se recuerdan. 

Compartir el artículo

stats