Kiosco El Periódico Extremadura

El Periódico Extremadura

Indignación por permitir el rebusco en plena campaña de recolección de la aceituna

La Comunidad de Labradores exige a Junta y autoridades que haya más vigilancia para hacer cumplir la ley de trazabilidad

Imagen de archivo de la Guardia Civil ante un robo de aceitunas Guardia Civil

La Comunidad de Labradores de Almendralejo ha exigido a la Junta de Extremadura que vele por el cumplimiento del decreto sobre trazabilidad de uvas y aceitunas y que, para ello, refuerce los efectivos para llevar a cabo las inspecciones necesarias que eviten el rebusco de aceitunas en plena campaña de recolección, puesto que sólo así se puede acabar con los robos y fraudes que se están produciendo, indican en un comunicado, instando a las autoridades a que tomen cartas en el asunto.

Desde este colectivo consideran que, tanto algunos agricultores que expiden una autorización para la práctica del rebusco de aceituna, como los propios ‘rebusqueros’ y los mismos compradores de los puestos que recogen ese producto sin garantía alguna de trazabilidad, “están actuando al margen de la Ley y, por tanto, exponiéndose a las sanciones que conlleva el incumplimiento de la normativa”.

La Comunidad reclama al Ayuntamiento de Almendralejo que intensifique la actividad de la policía local para detectar puestos y vehículos que incurren en irregularidades en este proceso, y pide a la Delegación del Gobierno que destine más efectivos de la Guardia Civil para perseguir y sancionar estos actos. También reclama a la Junta de Extremadura que extreme las labores de inspección en este tema.

La Comunidad ha explicado que este año, dada la escasa cosecha de aceituna que se ha registrado, la campaña se está prolongando en muchos lugares puesto que no es fácil asumir la contratación de personal externo para muchos empresarios y, por tanto, muchos agricultores han optado por hacer la recolección con sus propios medios.

De este modo, en varias zonas y en localidades como Arroyo de San Serván, Alange o Villalba de los Barros, la cosecha es más tardía y puede prolongarse durante los próximos meses, por lo que resulta “inconcebible” que estando en plena recolección se permita la práctica del rebusco, puntualizan.

La Comunidad de Labradores considera que “es una auténtica vergüenza que los puestos estén comprando este producto sin la documentación de trazabilidad reglamentaria, que debe contener todos los datos sobre procedencia, titularidad o destino para la identificación de la finca, propietario, transportista y receptor”

Recuerda que tanto la administración como los compradores saben que, hasta el 1 de marzo, tal y como establece el decreto sobre trazabilidad de uvas y aceitunas, está abierta la campaña agrícola, por lo que el rebusco se encuentra prohibido. 

Compartir el artículo

stats