Llega el calor y la época veraniega y se suele decir que “sin piscina, no hay verano”. Está claro que una piscina es sinónimo de entretenimiento y relajación durante los meses estivales, pero también es una de las causas de gran consumo de agua y, en tiempos actuales de sequía, un lujo cuestionable para permitirse.

Desde el Grupo Dihex, entidad que vea por los principios de sostenibilidad y medio ambiente desde Almendralejo, han elaborado una serie de consejos y productos para mantener el estado óptimo del agua de una piscina sin recurrir al despilfarro.

En su informe detallan que para el tratamiento del agua existen productos como el cloro que ayuda a mantener el agua limpia y segura, previniendo el crecimiento de bacterias. También es frecuento el uso de alguicidas, es decir, productos químicos que se utilizan para evitar el crecimiento de algas en el agua. Las algas provocan que el agua se vuelva verde y turbia y, por lo tanto, obliga a cambiarla.

Los clarificadores también son recomendables y se utilizan para ayudar a que las partículas en suspensión en el agua se unan y sean capturadas por el filtro. También los reductores de pH, el factor que mide la acidez del agua. Un agua con pH alto o muy bajo puede provocar problemas como irritación de ojos o piel.

Rutinas

Además de productos, desde el Grupo Dihex informan que hay una serie de rutinas que pueden ayudar a conservar mejor el agua y ser, por lo tanto, energéticamente más eficiente.

Por un lado, cubrir las piscinas. Con una luna especializada que requiere menos agua para rellenar la piscina. Es recomendable, al menos, cubrirla cuando hay una ausencia de varios días, evitando así la evaporación. Ayuda a mantener la temperatura del agua.

Otra costumbre básica es limpiar regularmente el skimmer y la bomba junto con la revisión del sistema de filtración para detectar y corregir posibles fugas. Esto prolonga la vida útil de los componentes de la piscina.

Mantener el nivel de agua adecuado es fundamental. El sistema de filtración no trabajará de manera eficiente si no se hace. Y puede dañarse, indican los profesionales de Dihex.

De sentido común es evitar el derroche de agua. Se recomienda que los chorros de agua o las famosas cascadas estén dirigidos hacia la piscina y no hacia fuera. Por último, se aconseja limpiar regularmente la piscina para evitar la acumulación de sedimentos y residuos, ya que esto reduce la necesidad de drenar y, por lo tanto, de volver a llenar la piscina.

Desde Dihex tienen claro que, siguiendo los productos y consejos adecuados, se mantiene el estado óptimo de la piscina y se convierte en un disfrute sostenible y responsable con el medio ambiente.