Almendralejo

Gente pura de Almendralejo

Antonio Díaz fue nombrado Hijo Predilecto de la ciudad y la Comunidad de Labradores y Los Claretianos recibieron una merecida Medalla de Almendralejo en el acto del Día de la Constitución

Homenajeados en el centro

Homenajeados en el centro / R.M.

Una mezcla de emociones y sentimientos conjugaron a las mil maravillas en el acto por el Día de la Constitución celebrado en el teatro Carolina Coronado. Fue un momento ideal que aprovechó el ayuntamiento para nombrar oficialmente Hijo Predilecto a Antonio Díaz Rodríguez, durante más de medio siglo presidente del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT) y para entregar las Medallas de Almendralejo a la Comunidad de Labradores y Ganaderos de Almendralejo y a la Congregación de Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María (Claretianos).

Manuel Carrasco, misionero claretiano provincial, recogió la medalla de Los Claretianos que fue muy aplaudida por los allí presentes. 

Juan Jesús Rama, presidente de la Comunidad de Labradores, recogió la de la entidad que cumplirá 125 años en el 2024. Lo hizo acompañado de grandes socios, impulsores y veteranos de la asociación y acordándose de todos aquellos que han hecho posible esta comunidad agraria y ganadera durante tantos años. También leyó la cartilla a las administraciones, siendo especialmente crítico con las imposiciones que llegan desde Europa y «han convertido actualmente la actividad agrícola en una auténtica carrera de obstáculos» por anteponer las cuestiones medioambientales a la realidad social y económica que vive este sector.

Un momento emocionante de la noche tuvo lugar con el discurso de Antonio Díaz Rodríguez. Después de innumerables títulos otorgados por él en el CIT, esta vez le tocó recibir el de Hijo Predilecto por su ciudad. A sus 87 años, se emocionó al recordar su dedicación por la ciudad.

El alcalde José María Ramírez apeló a la unidad sin «radicalización de ideas» durante su discurso oficial. Aseguró que instará al resto de administraciones a que pongan a la agricultura «en el centro de sus políticas». Se emocionó al recordar el pasado claretiano de su madre y de cómo le ayudó a tener unos valores. Y destacó de forma efusiva y reflexiva el legado que Antonio Díaz Rodríguez deja en Almendralejo y el merecimiento de este reconocimiento. 

Fue un acto entrañable que estuvo siempre amenizado por los chicos de la nueva Orquesta de Almendralejo.