CARTA A LOS CONCEJALES CACEREÑOS

Necesaria reforma de Cánovas

María Victoria Moreno

Este escrito va dirigido a los señores concejales de Jardines, Fomento y Limpieza de Cáceres.

Me dirijo a ustedes para hablarles del paseo de Cánovas, ya que se le echan culpas a la señora alcaldesa, pero no, para eso tiene a los concejales que en los plenos cada uno debe exponer la misión que tienen según su cargo. El Canal de Isabel II limpió la fuente de los patos por una sola parte, por detrás ni la tocaron. El parque está sucio en la zona de los bancos, no se limpia y da asco sentarse.

Además, me dirijo al encargado de poda de palmeras en el parque, es vergonzoso como están. Las ramas se caen y puede provocar que algún viandante salga perjudicado. Ni que decir que están todas secas junto con los setos y el césped, estos además se encuentran mal cuidados, con lo fácil que es limpiarlos con las máquinas.

En cuanto a la estatua de Gabriel y Galán, podrían limpiar el pedestal. De igual manera es necesario limpiar la estatua que está frente a la fuente. Lleva tantos años rota que da vergüenza.

De las baldosas, qué les voy a decir. Se mueven la mayoría, lo que provoca tropiezos y caídas, sobre todo en personas mayores. Por ello en lugar de hacer obras menos importantes se podían centrar en arreglar el paseo de Cánovas, por su belleza y reclamo turístico y por ser uno de los parques más transitado por los ciudadanos.

Yo soy una ciudadana cacereña y pago todos mis impuestos, pero me gusta que la ciudad esté limpia y arreglada. Por lo que el arreglo de este paseo es primordial.

Ahora quieren gastarse mucho dinero en el parque del Príncipe y no es tan transitado como Cánovas.

RECURSOS

La Tierra, patrimonio común

Pedro Serrano

Antoñán del Valle (León)

La Tierra debería ser un lugar libre y pacífico donde celebrar la vida compartiendo los recursos que nos brinda. Un lugar sin fronteras para poder moverse como lo hacen las aves del cielo sin identidad ni papeles y anidando allí donde les resulta más propicio.Los recursos de la Madre Tierra son patrimonio de todos los seres vivos y debieran pertenecer a quienes en ella vienen a la vida. Sin embargo, unos lo tienen todo y otros nada tienen. Insolidaridad, abuso del poder, violencia y leyes injustas conforman un mundo muy peligroso para todos, pero, sobre todo, para los más vulnerables. Los humanos somos una rareza de la naturaleza cuya inteligencia debiera servirnos para tomar conciencia de nuestra frágil condición y, por tanto, facilitar el hermanamiento, la convivencia, el compromiso y el respeto por el otro. Pero esa inteligencia queda cuestionada cuando no practicamos la equidad, la solidaridad y la empatía, virtudes esenciales tanto para la cohesión y fortaleza social como para la evolución.

DRAMA DE INMIGRACIÓN

Emigrantes europeos

Moisés Stanckowich

Barcelona

En nuestra Europa del bienestar hemos pasado en pocos años de mostrar aceptación para con inmigrantes y refugiados (dos realidades que deberían abordarse de distinta manera) a rechazarlos y culparlos incomprensiblemente por huir de conflictos bélicos o buscar un futuro mejor para sus vidas y familias. En otras palabras, nada que no hayamos hecho los europeos. Sentimos aversión hacia los inmigrantes, pero como nos recuerda El Atlas de las Migraciones, «penuria, hambruna, revolución industrial fueron algunas de las razones que llevaron a un millón de europeos al año a cruzar el Atlántico desde la segunda mitad del siglo XIX hasta 1914». Y con referencia a la calculada crueldad mostrada sin complejos por el actual ministro del Interior italiano, El Atlas constata que «18 millones de italianos dejaron su país entre 1860 y 1920», que se dice pronto, rumbo a Estados Unidos, América del Sur, Europa y norte de África. Pero, en fin, si algo nos caracteriza a los europeos es nuestra sorprendente capacidad para olvidar y, últimamente, hablar sin decir nada.

Outbrain