LA ALCALDESA DEFIENDE QUE ES NECESARIO PARA PAGAR A LOS TRABAJADORES Y LA OPOSICIÓN ADVIRTE DE QUE CONLLEVARÁ UN "PLAN DE AJUSTE CON SUBIDAS DE IMPUESTOS"

El Ayuntamiento de Alburquerque solicita su adhesión al fondo de financiación de Hacienda para cancelar sus deudas

El pleno lo aprueba con los votos de 6 concejales del PSOE. Un edil socialista y los cuatro de Ipal se abstienen

Pleno extraordinario en el Ayuntamiento de Alburquerque.

Pleno extraordinario en el Ayuntamiento de Alburquerque. / PABLO CORDOVILLA

Pablo Cordovilla

La corporación municipal del Ayuntamiento de Alburquerque ha celebrado una sesión extraordinaria de pleno con el objetivo a fin de solicitar la adhesión al Fondo de Financiación de Entidades Locales para la cancelación de las deudas con la Agencia Estatal de la Administración Tributaria y la Tesorería General de la Seguridad Social. 

La solicitud cursada al Ministerio de Hacienda contó con seis votos favorables del PSOE, y cinco abstenciones, los de los cuatro ediles de IPAL (Independientes por Alburquerque) y la del concejal socialista Juan Carlos Prieto, quien rompe la disciplina de voto, «en tanto no empiecen a cobrar sus nóminas los trabajadores municipales, a los que en algunos casos de les adeuda cinco y seis mensualidades». El crédito solicitado por consistorio asciende a 1,7 millones de euros.

El portavoz de la oposición, Manuel Gutiérrez, señaló que este fondo se pone en marcha, «para los municipios en riesgo financiero, en quiebra», destacando que el aspecto positivo es que se pueda volver a acceder a subvenciones que era imposible en los últimos meses debido a la deuda que el ayuntamiento mantiene con la Seguridad Social, «para el ayuntamiento es un globo de oxígeno», indicó Gutiérrez, quien añadió que «esa era la parte positiva, y la negativa que el Alburquerque deberá hacer frente desde el próximo año y hasta 2037 a un total de 8,5 millones de euros de diferentes créditos bancarios». Además el fondo conlleva un plan de ajuste, «donde se incluyen subidas de impuestos, recortes, ajustes, despidos, etcétera», aseguró el portavoz de la oposición.

La alcaldesa, Marisa Murillo, señaló que «flaco favor se le está haciendo a los trabajadores si esta medida no se lleva a cabo», añadiendo que acción financiera, «solucionará el problema que tenemos con los trabajadores. Nos da oxígeno».

Así concluía una sesión plenaria que transcurrió en un tono más cordial, menos tenso, que las anteriores y que contó con la presencia de varios efectivos de la Guardia Civil que impidieron la entrada de público a la sala de sesiones.