Con el objetivo de paliar el abandono escolar temprano, y desarrollar el potencial y el interés por los estudios del alumnado con un menor rendimiento académico, el Instituto de Educación Secundaria, Maestro Juan Calero, de Monesterio, participa en el programa experimental, “Quédate”, de la consejería de Educación y Empleo.

La iniciativa, explica el profesor de Biología, Manuel Nogues, se inició hace varios cursos. Actividades en horario extraescolar, que potencian la autoestima, la confianza y la motivación del alumnado, mediante la realización de diferentes acciones encaminadas a que este grupo de estudiantes reconozca su centro educativo, “como un espacio propio y positivo”, que le lleven a continuar con su formación académica. Es más, el equipo coordinar de esta iniciativa afirma que “alumnos que ya estuvieron participando en el programa, cursos anteriores, han conseguido titular en la ESO o FP básica, lo que nos indica que el trabajo realizado ha tenido el éxito esperado”.

Proyecto

 Con el apoyo de los profesores Manuel Nogues, del departamento de Ciencias Naturales, Manuel Barrientos, de FP Básica, y Manuel Barbecho Terrón, director del centro, se puso en marcha un proyecto, al que inicialmente se inscribieron 12 alumnos, de 1º, 2º y 3º de la ESO, --en riesgo de abandono, fracaso escolar, o dificultad en el aprendizaje--, al que poco a poco, se han ido sumando alumnos con esta problemática, y otros con buenos resultados académicos, consiguiéndose que “un alto número de participantes haya decidido continuar con sus estudios, otros hayan encontrado salidas profesionales, y algunos se hayan decantado por matricularse en ciclos superiores”. 

La primera actividad consistió en la realización de un huerto escolar, en las inmediaciones del centro, contando con la colaboración del ayuntamiento, que cedió estos terrenos. Labrar la tierra y conocer las labores propias de la horticultura, se ha convertido en un proyecto que “ha enganchado a otros alumnos”, que plantan sus hortalizas y aprenden los usos tradicionales de esta labor agrícola. El último episodio, recordando la proximidad del Día del Medio Ambiente, fue la siembra de plantas de calabacín por parte de alumnos de 1º de la ESO, quienes también conocieron otros manejos para el aprovechamiento forestal, como piconeras y carboneras, colmenas, e incluso los antiguos chozos de pastores.

Decoración de taludes y muros en el centro educatívo CEDIDA

 Mejorar espacios

 Siguiendo los preceptos del programa, para conseguir el sentimiento de “un lugar propio”, este grupo de alumnos actualmente trabaja en mejorar diferentes espacios del centro educativo. Así, en colaboración con el departamento de Plástica y Visual, se están pintando murales sobre los taludes y muros de hormigón, interiores del Instituto. Otra acción pasa por el establecimiento de zonas ajardinadas en lugares comunes y su decoración con plantas ornamentales. El proyecto se denomina, “Paisajismo y medio escolar”. El alumnado ha aprendido a fabricar vallas, jardineras, rocallas, así como sistemas de riego, invernaderos, aplicación de fertilizantes, etc.

 Nogues hace una valoración “muy positiva” de este programa, sin el cual, “muchos de estos alumnos hubieran estado, casi condenados a salirse del centro sin titular”. Pero, el proyecto, va más allá. Según su profesor, ha conseguido “enganchar a otros muchos alumnos”, que han descubierto otra forma de “trabajar desde el interior del Instituto”, que les permite, entre otros conceptos, “mejorar el ambiente” en el que desarrollan su día a día, como estudiantes del centro educativo.