Era un secreto a voces, pero aun así, la ciudadanía mantenía la esperanza de poder evitar el cierre perimetral de Monesterio, que finalmente ha sido anunciado por la portavoz de la Junta de Extremadura, Isabel Gil Rosiña, a la finalización del consejo de gobierno de este miércoles, en el que también se decreta el cierre perimetral de Bienvenida. Ambas localidades pertenecen a la comarca de Tentudía, y las dos se corresponden con el Área de Salud de Llerena-Zafra, que al día de hoy sigue presentando una alta incidencia, bastante superior a la media regional.

Si el pasado lunes, la situación de Monesterio rozaba los límites para tomar esta decisión, “la comunicación de dos nuevos casos, que nada tienen que ver con los dos brotes existentes”, ha elevado el número de contagios a 23, y la incidencia acumulada a los 14 días, hasta los 545,5 casos, por cada 100.000 habitantes. Esta situación, “ligada a otros parámetros”, ha llevado a la administración regional a tomar esta medida, que según apuntó Gil Rosiña, “ya se había comunicado al alcalde, por parte de la consejería de Sanidad”.

Medias

A falta de conocerse las medidas concretas, que serán publicadas en el Diario Oficial de Extremadura, --tras el aval de la justicia--, el cierre perimetral será “de dos semanas”, durante las cuales estará prohibida la entrada y salida del municipio, a excepción de casos muy puntuales, por motivos sanitarios, docentes, administrativos, cuidado de dependientes, o regreso al domicilio habitual, entre otros.

Previendo esta situación, el Ayuntamiento de Monesterio ha editado un bando, --cuyas medias entrarán en vigor y se mantendrán durante todo el periodo de cierre perimetral--, con las mismas medidas restrictivas municipales que se tomaron “en los momentos más duros del estado de alarma”. Es decir, el cierre al público de todas las instalaciones municipales destinadas al deporte, la cultura y el ocio. El precinto de los parques infantiles y las pistas deportivas. La suspensión de actividades culturales, deportivas y de ocio, programadas durante la duración del cierre perimetral. La suspensión del mercadillo de los miércoles. Restricciones en las visitas a los Pisos Tutelados, así como la tramitación de gestiones municipales a través de medios telemáticos. Además, se incrementará la vigilancia por parte de la Policía Local y la Guardia Civil, para el cumplimiento de normas, y se recomienda no utilizar los espacios públicos, al aire libre, para reuniones grupales numerosas, debiéndose evitar reuniones de no convivientes en domicilios o campos particulares.

Un paso atrás

El alcalde de Monesterio, Antonio Garrote, ha señalado que esta situación “representa un paso atrás”, que redundará “negativamente tanto en el empleo, como en la economía local”, pero que “entre todos, sabremos superarla”. Garrote, sostiene que “debemos ser conscientes de que aún continuamos en época de pandemia”, con lo que se “hace necesario el compromiso para el cumplimiento estricto de todas las normas que se nos impongan”, y así, “encarar el futuro inmediato con mejores perspectivas”. Esta situación “demuestra”, concluye el alcalde, que, “el avance de la pandemia depende de muchos factores”, aunque “fundamentalmente, de nosotros mismos”, con lo que “de nosotros depende” que Monesterio “vuelva pronto a retomar su actividad diaria”.