Unos 200 empleados municipales de Alburquerque siguen sin cobrar sus salarios. El ayuntamiento les adeuda hasta seis nóminas por lo que algunos no han recibido su sueldo en este año 2021.

Un grupo formado por más de 40 trabajadores convoca cada día laborable un acto de protesta de quince minutos a las puertas del ayuntamiento, y cada viernes, a las 21.00 horas, una concentración en la plaza de España, donde los portavoces leen un manifiesto y ceden el micrófono a los vecinos asistentes para que muestren sus reflexiones, iniciativas y protestas ante esta grave problema social.

Este grupo de trabajadores se ha reunido con dirigentes políticos regionales, entre ellos José Antonio Monago, del PP, Irene de Miguel, de Podemos, y Rafal Lemus, del PSOE, a quienes les transmitían la desazón que viven y les pedían que intermediasen por ellos ante las autoridades regionales, a quienes también han solicitado reuniones, como es el caso del presidente Guillermo Fernández Vara, de quien esperan su respuesta.

La deuda del Ayuntamiento de Alburquerque asciende a más de 10 millones de euros, situación financiera que están sufriendo directamente los trabajadores, agravada aún más por la crisis política que vive el consistorio, con la alcaldesa Marisa Murillo expulsada del PSOE, y formando junto cuatro de sus concejales el grupo de no adscritos, otras tres concejalas socialistas han dimitido y uno más sigue fiel al PSOE.

Ante esta situación, los trabajadores piden una pronta solución que, según señalan, en su último manifiesto "podría pasar por la intervención del ayuntamiento a manos del Ministerio de Hacienda, toda vez que desde diferentes administraciones se propusieron y ofrecieron diversas soluciones a cambio de algunas concesiones, que no han sido aceptadas por el equipo de gobierno municipal". A la vez, denuncian los motivos por los que se ha llegado a esta situación. "Era imposible, es imposible, sostener en pie una administración gestionada pensando más en la cantidad de contratos que en la calidad de los mismos, lo que ha derivado en la ausencia de estabilidad laboral, estabilidad que en nuestro caso se ha convertido en una quimera. Esa estabilidad la tendremos que pelear muchos de nosotros en los tribunales, porque a pesar de llevar años diciéndonos que nos solucionarían la situación en fraude de ley en la que muchos de nosotros se encuentran, no han movido un dedo al respecto", indican los trabajadores exigiendo que se ponga fin a su situación, "que no prolonguen más esta desazón" y le preguntan a las autoridades regionales "¿Hasta cuándo van a seguir viendo impasibles el deplorable espectáculo que está ofreciendo este pueblo? Es inaudito, escandaloso, roza lo criminal ¿Por qué toleran y dan la espalda a esta situación límite que estamos sufriendo? ", concluyen .

En el escrito enviado a los distintos cargos políticos provinciales, regionales y nacionales les hacen llegar su desesperación, "nuestro grito de petición de auxilio porque, no solo este colectivo, sino el pueblo de Alburquerque agoniza. Le pedimos que no nos abandone a nuestra suerte". En la respuesta de la presidencia de la Junta de Extremadura, esta muestra su preocupación, " por la actual situación que está atravesando el Ayuntamiento de Alburquerque" añadiendo que, "dentro del ámbito de las competencias que le conceden las leyes, ha hecho lo posible para reducir los efectos de esta situación en el municipio, no descartando adoptar el acuerdo para solicitud a la Administración General del Estado la disolución de los órganos de gobierno de la corporación local de Alburquerque, siempre que se considere que es el único medio para garantizar el bienestar de los vecinos, y que concurre el supuesto básico de gestión gravemente dañosa para los intereses generales que supongan incumplimiento de sus obligaciones constitucionales, como exige la normativa". Y ante esta respuesta los trabajadores le interpelan "¿Acaso no se están dañando los intereses generales de un pueblo tan extraordinario como es el nuestro, con su relevante pasado histórico, con un patrimonio natural y monumental apabullantes, con un ambiente urbano tan acogedor, con unos vecinos emprendedores, con ganas, a pesar de todo de ganar la batalla al futuro?