El Tribunal Superior de Justicia de Extremadura ha ratificado el acuerdo del consejo de gobierno de la Junta de Extremadura, por el cual, queda cerrado perimetralmente el término municipal de Monesterio, desde las cero horas de este jueves, hasta el próximo día 24 de junio.

  Según el informe emitido por la administración regional, existen dos brotes declarados; el primero de origen mixto, (social, laboral y escolar), con implicación de personas de hasta tres localidades distintas, con una edad media de 43 años. El segundo, es de origen social, circunscrito a Monesterio, con una edad media de 41 años. Estos brotes, señala el informa, “suelen estar vinculados al ámbito social”, donde la interacción de personas suele ser mayor, y va unido a “la relajación de las medidas de prevención”, de ahí, que los casos “tengan un mayor número de contactos estrechos”.

  Por otro lado, el municipio está atravesado por la Autovía A-66, circunstancia que “se erige como elemento facilitador de la diseminación de la covid-19 en todo el trayecto de la Ruta de la Plata”. A este hecho, continúa el informe, se añade que el municipio se localiza en el Área de Salud de Llerena-Zafra, “que está siendo de difícil control por la dispersión de casos”. Con estos datos, además de los de la incidencia acumulada, el informe concluye, “recomendando que se declare el nivel de alerta 3, y derivado de esta declaración se aplique durante un periodo de 14 días”, sin necesidad de incorporar el resto de medidas aplicables en este nivel de alerta; únicamente, el cierre perimetral.

 Limitaciones

 Ante esta situación, en Monesterio se restringe la entrada y salida del término municipal, salvo para aquellos desplazamientos “adecuadamente justificados”, por diferentes motivos, como asistencia sanitaria, obligaciones laborales o profesionales, asistencia a centros educativos, retorno al lugar de residencia habitual, asistencia y cuidado de mayores, menores o dependientes, desplazamientos a entidades financieras, seguros o estaciones de repostaje en zonas limítrofes, requerimientos públicos o judiciales, renovaciones de documentación oficial, exámenes, desplazamientos de deportistas o para la actividad física, incluida la caza; así como por causa de fuerza mayor o necesidad. Finamente, se permite la circulación de personas residentes dentro del término municipal, si bien “se desaconsejan los desplazamientos y la realización de actividades que no sean imprescindibles”.  El cierre perimetral podrá ser prolongado, o modulado, “en función de la evolución epidemiológica”.

 Más casos

 En cuanto a la situación actual, la localidad suma otros tres contagios más, con lo que la cifra se eleva a 25, con una incidencia acumulada a 14 días, de 545 casos, por cada 100.000 habitantes. A los siete días, la incidencia se eleva a 355. La situación es “complicada”, sostiene el alcalde del municipio, Antonio Garrote, que en un bando municipal emitido esta misma tarde, pide a la población, “responsabilidad, implicación y colaboración”, con el fin de frenar la propagación del virus y “salir cuanto antes de esta situación”.