La Asociación de Jefes y Mandos de Policía Local de Extremadura (AJEPLOEX) emitió ayer un comunicado que indica que la situación que desde hace varios meses está viviendo la plantilla de Policía Local de Zafra ha llevado al oficial jefe en funciones, Juan Carlos Ruiz, a presentar su renuncia.

Para esta asociación, la presión a la que está siendo sometido por parte del ayuntamiento, tal y como le ocurrió al subinspector jefe de la Policía Local, Adolfo Mena, actualmente de baja laboral, ha hecho que el oficial jefe exprese su deseo de dimitir: «Estas son las consecuencias de la situación precaria que se lleva viviendo en el seno de la plantilla policial y a la que el alcalde, como máximo responsable policial, no pone solución; únicamente deja pasar el tiempo».

Según la información llegada a la junta directiva de esta asociación, las actuales circunstancias están llevando a que un buen número de efectivos policiales hayan causado baja laboral, los que sumados, a los ocho que ya llevaban padeciendo desde antes del conflicto, supone que más de la mitad de los policías se encuentren no aptos para el servicio diario.

Igualmente, se sabe que un buen número de agentes están solicitando comisiones de servicio para poder marcharse a otras poblaciones por considerar insostenible la situación a la que está siendo sometida la Policía Local de Zafra. De esta forma, indican que el alcalde, lejos de buscar la incorporación de estos efectivos, ni tan siquiera se preocupa por cubrir las ocho vacantes que existen desde hace tiempo.

AJEPLOEX señala que el inicio de la problemática la comenzó de forma unilateral el ayuntamiento tras suspender a los funcionarios una determinada cuantía económica por una serie de servicios extraordinarios que estaban prestando debido a la carencia de policías. «Cada vez son menos los policías en activo y más lo que quieren marcharse. Ello supone que una ciudad como Zafra, con 17.000 habitantes, se encuentre en la mayoría de sus turnos sin policía o con uno únicamente. Incluso, en ocasiones, el teléfono está siendo atendido por personal de una empresa de vigilantes de seguridad, actuaciones que únicamente pueden y deben atender los agentes de la autoridad como son los policías locales”.

La asociación, por segunda vez, se ofrece al alcalde zafrense para poder servir de mediadores en este conflicto, aclarando que no son un sindicato, «sino un grupo de jefes y mandos de policías locales de Extremadura a quienes preocupa, al día de hoy, la situación que están viviendo todos y cada uno de los componentes de la Policía Local de Zafra».