El grupo de trabajadores municipales de Alburquerque afectados por los despidos y los impagos de nóminas (hasta 14 les adeuda el ayuntamiento a algunos) continúan con sus acciones de protesta, cada día a las 10.00 horas a las puertas del consistorio y con la publicación de un manifiesto, como vienen haciendo todos los viernes desde hace más de un año que comenzaron los impagos.

En su último comunicado, describen el paralelismo existente entre la situación actual de Alburquerque y la película 'El silencio de los corderos'. Así, encuentran similitudes por "la destrucción de lo público, por una obsesión enfermiza por el poder con el ayuntamiento en bancarrota, el canibalismo, entendido este como la ferocidad y el salvajismo con que se han tratado la justicia social y los derechos laborales en nuestra localidad, y porque lo que pretenden, la alcaldesa, Marisa Murillo, y su equipo es que guardemos silencio, tenernos calladitos y siguiendo sus directrices destructoras, sin derecho alguno a rebatir, debatir o cuestionar nada".

Es por esto por lo que recuerdan a Murillo, "que no nos callaremos, porque los trabajadores afectados por los impagos, el grupo que venimos reivindicando desde hace tiempo nuestros derechos, nos rebelamos y alzamos la voz contra lo injusto y exigimos veracidad y soluciones, y por esto hoy hablamos en este comunicado, no solo de los costes materiales, de la deuda municipal que triplica el presupuesto anual, sino también de otros costes intangibles, inapreciables a simple vista pero dolorosos, peligrosos, dañinos y destructivos: los costes morales, los costes en salud mental, en dignidad, en justicia social perdida, los costes sufridos por aquellos que piensan diferente, los costes laborales a los que nos someten a quienes nos atrevimos a alzar la voz, los costes en convivencia y en la unión de un pueblo.". Por último, aseguran ser "víctimas inocentes de esta barbarie, de esta sinrazón" y encontrarse, "decepcionados por la inacción, cabreados por el coste económico, dolidos por el coste social, institucional y laboral que supone esta terrible película". A pesar de ello apuestan por seguir con sus "lícitas protestas" para que "Alburquerque despierte y rompa de una vez con el silencio cómplice de los inocentes".

Dos nuevos concejales socialistas se incorporarán al Ayuntamiento de Alburquerque y dejarán en minoría a la alcaldesa, Marisa Murillo. Con la toma de posesión de sus actas por parte de dos nuevos concejales designados por el PSOE, la oposición en el Ayuntamiento de Alburquerque, formada actualmente por un edil del PSOE y cuatro de Independientes por Alburquerque (IPAL), ostentará la mayoría absoluta de la corporación municipal. Los vecinos de la localidad se encuentran expectantes ante lo que ocurra en el pleno extraordinario convocado el próximo 23 de marzo, en el que, según la oposición, se debatirá la supresión del sueldo a la alcaldesa y al asesor del equipo de gobierno, el exalcalde Ángel Vadillo, y que servirá para empezar a "normalizar" la situación económica y social del consistorio.