Las altas temperaturas inusuales para esta época del año, sumadas a la situación crítica en la que se encuentra el embalse de Tentudía y a que las tan esperadas lluvias de primavera han sido insignificantes, han provocado que desde el ayuntamiento de Monesterio se vuelta a reiterar la “obligatoriedad del uso racional del agua”, con el objetivo de “intentar prolongar al máximo posible los escasos recursos disponibles”.

 De los cinco hectómetros cúbicos totales de agua que puede embalsar la presa de Tentudía, al día de hoy, el embalse se encuentra al 21% de su capacidad, con sólo 1 hectómetro de agua. “Las reservas son inferiores en un 50% a las de mayo del año pasado”, cuando el pantano se entraba al 43,2%.

 Ante esta situación, el alcalde, Antonio Garrote ha señalado que “estamos a punto de llegar al Nivel 3 de alerta, en cuanto a restricciones”; un problema, dice, que “nos afecta a todos”, con lo que es “esencial” el cumplimento de las normas establecidas en su día, a través de un bando de la alcaldía, con la finalidad de “garantizar en lo posible, la continuidad del suministro”.

Prioridades

 El ayuntamiento “viene tomando medidas concretas” para intentar paliar esta situación. Entre ellas, la puesta en servicio del anillo perimetral, que “ahorra agua al pantano y ofrece suministro a los ganaderos a través de un pozo de sondeo”. Además, con el objetivo de poder llegar al próximo otoño con los menores problemas posibles de suministro para el consumo humano, “se está trabajando con PROMEDIO para la recuperación de distintos pozos ubicados en los alrededores del casco urbano”. En este contexto, Garrote anuncia “reuniones y contactos” con los responsables de las infraestructuras hídricas de la Junta de Extremadura, la Diputación de Badajoz y la Confederación Hidrográfica del Guadiana.

 El principal escollo con el que se enfrenta el ayuntamiento, explica Garrote, es “el tipo de agua” procedente de estos sondeos, “que hay que potabilizar y depurar”. Existe una depuradora en el pozo del que se abastece el anillo perimetral, pero según los técnicos de PROMEDIO, “no es válida” para suministrar con salubridad a la ciudadanía, con lo que “actualmente estamos buscando soluciones, para que antes de que se produzcan restricciones más severas, podamos disponer de recursos adicionales”.

Piscinas

 En este contexto, el ayuntamiento recuerda que está prohibido cualquier uso del agua procedente de la red municipal para usos distintos al domiciliario. Actualmente está prohibido el uso de agua potable de la red para el llenado y mantenimiento de piscinas, tanto dentro, como fuera del casco urbano. Como medida de control, Garrote ha avanzado que “próximamente se realizará una campaña de revisión de contadores”, con el objetivo de vigilar los consumos de las piscinas particulares.

 El alcalde pide finalmente, la “colaboración individual” de la ciudadanía en “beneficio de toda la sociedad y de la actividad económica del municipio”.