La mancomunidad de Tentudía comunicó este jueves la "prohibición del llenado, total o parcial, de cualquier tipo de piscinas, municipales o privadas" en los municipios que forman parte de esta asociación. La decisión "era conocida por todos", pues el Plan de Emergencia por Sequía recoge que en la Fase II (en la que actualmente se encuentra el pantano) cerrar las piscinas "es una medida de obligado cumplimiento".

Así lo explica Mercedes Díaz, alcaldesa de Calera de León y presidenta de la mancomunidad, que ha matizado que "aunque la mayoría" de los alcaldes tiene claro que no se van a abrir porque la situación no varía, aún “no existe una decisión unánime”. El tema se tratará en una asamblea que se celebrará la próxima semana.

"Muy difícil"

"Es muy difícil", asegura Mercedes. "Primero para nosotros mismos y después, por tener que trasladarla a la ciudadanía". Las piscinas municipales, reconoce la presidenta, "en zonas como la nuestra, son un servicio básico, tanto para nuestros ciudadanos, como para quienes nos visitan durante el verano".

"Tenemos que ser responsables y conscientes del problema actual, ya que en poco tiempo puede ser que abramos el grifo y no salga agua", subraya Díaz ante el desolador panorama que presenta este el pantano de Tentudía, del que se abastecen unas 20.000 personas de la comarca, sus explotaciones ganaderas y las instalaciones industriales de las diez poblaciones que forman parte de la mancomunidad.

Cortes en viviendas

Por el momento, con el pantano al límite y a punto de entrar en Fase III, los únicos cortes de agua se están produciendo en el extrarradio. Aunque la previsión es que "durante el verano los cortes puedan llegar al consumo domiciliario". El embalse alberga actualmente un hectómetro cúbico de agua, y los cortes en los cascos urbanos comenzarán, según el Plan de Emergencia, cuando el nivel del agua embalsada sea de 0,7 hectómetros; situación que se pronostica muy próxima.

El pasado mes de marzo el Consejo de Ministros autorizó obras de conexión entre el pantano de Tentudía y el embalse de Los Molinos, con carácter de "urgencia". Posteriormente, ante la extrema necesidad de soluciones ante este grave problema, la Junta de Extremadura solicitó que estas obras fueran de "emergencia". Incluso se anunciaba que el proceso de licitación del proyecto pudiera estar preparado para el inicio de este verano.

"Hasta el momento no tenemos ningún tipo de noticia de que el proyecto se haya licitado", expresa la alcaldesa de Calera de León. Mientras tanto, unidas a las campañas de sensibilización, la mancomunidad ha puesto en funcionamiento varios pozos de sondeo. "Pero no sabemos hasta cuándo van a soportar la presión a la que están sometidos".