Estuvo más de 21 años bajo contratación temporal

El Ayuntamiento de Alburquerque debe readmitir a una trabajadora despedida por «represalias»

La empleada intervino de forma destacada en reivindicaciones laborales

Trabajadores municipales protestaron en enero por el impago de las nominas.

Trabajadores municipales protestaron en enero por el impago de las nominas. / SANTIAGO GARCIA VILLEGAS

EFE

El Ayuntamiento de Alburquerque deberá readmitir a otra trabajadora despedida, que estuvo más de 21 años prestando servicios bajo contratación temporal. Su contrato fue extinguido el 30 de setiembre de 2021 «sin mayor comunicación ni explicación», según indicó el abogado Manuel Moralo Aragüete. De hecho, conoció que el consistorio había rescindido su contrato cuando se percató de que había sido dada de baja en la Seguridad Social.

La trabajadora presentó la correspondiente demanda ante el juzgado pidiendo la nulidad del despido del que fue objeto. Uno de los fundamentos de su reclamación era el haber sido despedida como «represalia» por haber intervenido de forma destacada en reivindicaciones laborales de los trabajadores, ya que era «una de las personas que realizaba la lectura de los manifiestos de las concentraciones», señaló el letrado.

El Juzgado de lo Social número 3 de Badajoz dictó sentencia, en la que declaró nulo el despido «porque resulta evidente que la demandante se convirtió en un elemento molesto para el consistorio y, por ello, y sin mayores consideraciones, se extinguió el contrato». Además, condenó al ayuntamiento al abono de los salarios de tramitación devengados desde la fecha del despido y a la inmediata readmisión de la empleada en su puesto de trabajo. También deberá pagarle una indemnización de 7.500 euros por los «daños morales producidos por la vulneración de sus derechos fundamentales».

La sentencia es firme, puesto que no ha sido recurrida por el nuevo Gobierno local IPAL-PSOE. Así, la readmisión debe llevarse a efecto en la presente semana. Moralo destacó que el Ministerio Fiscal también solicitó que se declarase la nulidad del despido.

Los Juzgados de lo Social ya estimaron nulo el despido de otras tres trabajadoras, así como improcedente el de un empleado. Todos ellos se produjeron en la misma fecha por las protestas de impago.