El colectivo conservacionista Cúriga – Ecologistas en Acción Monesterio ha iniciado una nueva campaña de concienciación sobre la importancia de los bosques autóctonos y su arbolado, mediante la entrega de plantones de especies autóctonas.

 Denominada ‘Cada Extremeñ@ un árbol’, la primera de estas acciones tuvo lugar la tarde del pasado viernes, día 25 de noviembre, en la localidad de Calera de León. Es la primera vez que el colectivo acude a Calera para realizar esta actividad con la que llamar la atención para que la ciudadanía tome conciencia sobre el compromiso social y la defensa en la conservación de las especies propias de nuestros ecosistemas y particularmente la dehesa.

 La elección de este municipio, explica Juan Carlos Giraldo, directivo de la asociación organizadora, es que algunos de sus socios son vecinos de Calera de León. “Al igual que venimos haciendo desde hace mucho tiempo en Monesterio y también en Fuente de Cantos, pretendemos que esta campaña pueda llegar a todas las localidades en las que tenemos asociados”, manifiesta Giraldo.

En la plaza

 Con el objetivo de buscar un lugar visible, céntrico y de fácil localización por parte del vecindario, la actividad se desarrolló en la Plaza de España de este municipio. Durante la tarde se procedió al reparto gratuito de plantones de encinas, alcornoques, madroños, laureles y pinos piñoneros.

 La campaña, explican desde Ecologistas en Acción, “tiene carácter reivindicativo”, y propone “plantaciones populares y participativas de árboles y arbustos autóctonos”, como medio para “proteger y recuperar” entornos forestales.

 Según avanzan desde Cúriga – Ecologistas en Acción, la campaña, aunque aún sin fecha concreta, continuará durante el mes de diciembre en Monesterio.