Desde hace varios cursos el colegio ‘El Llano’ de Monesterio viene trabajando con su alumnado de Educación Infantil en el “aprendizaje basado en proyectos”. Sus profesores consideran “fundamental” que niñas y niños asimilen diferentes conceptos, “aprendiendo por ellos mismos”. Una formación “muy activa”, que ha llevado a este centro educativo a desarrollar diferentes proyectos: “Con tres años se saben todos los órganos del cuerpo. Con cuatro años saben identificar todos los animales del continente africano, sus países y sus tribus. Y con cinco, acaban de descubrir el universo. Planetas, asteroides, constelaciones…

 “Es increíble como niños tan pequeños pueden aprender tanto”, nos explica la tutora de Educación Infantil Noelia Chavero Ramínez, cuyo alumnado ha profundizado en los conocimientos que sobre el cosmos han recibido en sus aulas, a través de un taller específico para los más pequeños, a cargo de Víctor Guareño, responsable de la empresa ‘Carta Estelar Tentudia’.

 “A estas edades los niños son auténticas esponjas”, explica su maestra. “Hemos descubierto que trabajando por proyectos nuestros alumnos investigan, y a través de su propio aprendizaje y el trabajo en casa con sus familias, mejoran su formación”.

Víctor Guareño con los escolares de 5 años durante esta actividad. Cedida

Apasionante

 Para los niños, el universo “siempre ha resultado ser un tema fascinante”. Abordar este tema con alumnos tan pequeños no siempre resulta fácil; con lo que se requieren ciertos recursos didácticos para que puedan asimilar los conceptos primordiales. A través de una actividad de motivación, los pequeños descubren el sistema solar. Después toca trabajar en clase y en casa. “Las familias siempre responden muy positivamente colaborando con todos los trabajos que les proponemos”, explica la docente, que “agradece” públicamente su constante implicación”. 

 Y a todo esto, en esta ocasión, contando con la colaboración desinteresada del experto Víctor Guareño, los escolares disfrutaron de un taller específico, con el que se adentraron, aún más, en el conocimiento del universo.

 A través de una pizarra interactiva y con pequeñas réplicas de planetas retroiluminados, los niños fortalecen sus conocimientos. Utilizando los recursos que ofrecen las nuevas tecnologías, --a través de una actividad de realidad aumentada--, los participantes incluso pudieron observar asteroides, o como se produce su desintegración al atravesar la atmósfera terrestre.

 En definitiva, concluye Noelia Chavero, “una experiencia apasionante” para los más pequeños del colegio ‘El Llano’, que disfrutaron con las explicaciones, las leyendas y las historias con las que Víctor siempre envuelve sus explicaciones astronómicas.