Audición fin de curso

Clausura de la Escuela Municipal de Música de Monesterio con un gran espectáculo

El centro cierra el mejor curso con respecto a matrículas y la satisfacción de ser referencia en enseñanzas musicales de la comarca

“No es casualidad que cada año algunos de nuestros alumnos pasen al conservatorio”, explica el director

Actuación del alumnado de la Escuela de Música en la clausura de curso.

Actuación del alumnado de la Escuela de Música en la clausura de curso. / Rafa Molina

 La Escuela Municipal de Música de Monesterio cerró curso con un gran espectáculo, que nada tiene que ver con las acostumbradas audiciones de clausura de este tipo de centros de formación. “Para eso están las que realizamos por departamentos, a lo largo del curso”, matiza Antonio Luis Mimbrero, director de la escuela.

 “Mostramos el resultado de lo aprendido por nuestro alumnado adulto. Ellos son capaces de ejecutar interpretaciones muy interesantes”, afirma Mimbrero. Son, verdaderas actuaciones en directo, ante un público que, como suele ocurrir en este tipo de actividad, llenó el patio de butacas del auditorio municipal.

 “Nuestro principal objetivo es que los niños disfruten aprendiendo a tocar cualquier instrumento”, argumenta el director. No obstante, “estamos muy satisfechos con el nivel de nuestro alumnado”. Es más, “concebimos el aprendizaje musical como salida profesional”. El curso que finaliza, dos de los alumnos de este centro de titularidad municipal, (departamentos de guitarra y flauta travesera), accedieron al conservatorio. No es la primera vez que ocurre, con lo que “con el nivel actual, raro será que cada curso no presentemos a algunos de nuestros alumnos para que cursen estudios musicales en conservatorios profesionales”, afirma.

Matrículas agotadas

 La Escuela Municipal de Música de Monesterio cierra “el mejor curso” con respecto a su número de matrículas. Durante estos meses el centro ha mantenido a casi 130 alumnos, “el máximo que podemos atender”, sostiene el director. Dada la aceptación, a estas alturas de año, en cursos anteriores, ya “habíamos publicitado la preinscripción de nuevos alumnos”. En esta ocasión, se ha decidido retrasar la fecha hasta conocer el número de plazas que se podrán ofertar, “que, con casi toda seguridad, van a ser muy pocas”, adelanta Mimbrero.

 En su balance final, el director ha calificado el curso 2023/2024, de “bastante bueno”, a excepción de “algunos cambios en el profesorado, que han ralentizado la formación musical en la especialidad de viento metal”. Se trata, matiza el director de “cambios habituales en las escuelas de música, ya que muchos de los profesores se encuentran en situación de búsqueda activa de otros trabajos”.

 Dirigida por Antonio Luis Mimbrero, profesor de viento-madera y a su vez director de la banda de música, la escuela completa el plantel docente con Alfonso Seijo, profesor de guitarra; Ana maría Pardo, profesora de piano; Ana maría Rodríguez, profesora de flauta travesera y Alejandro Martín, nuevo profesor de viento-metal.