La iniciativa comenzó en septiembre

La gran aventura de Superlópez en Santa Marta de los Barros

El colegio Ntra. Sra. de Gracia ha desarrollado durante este curso un proyecto, relacionado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en conmemoración con el 50º aniversario de los cómics del superhéroe español

Han participado más de 300 alumnos y gran parte de los vecinos del pueblo

Alumnos del colegio disfrazados de Superlópez.

Alumnos del colegio disfrazados de Superlópez. / LCB

El colegio Ntra. Sra. de Gracia de Santa Marta de los Barros en Badajoz tiene, desde el mes de septiembre del año pasado, corresponsales del planeta Chitón. El universo del dibujante de cómics Jan (Juan López Fernández), al que pertenece este mundo ficticio del que proviene el icónico Superlópez, cumplió en 2023 su 50º aniversario y los santamartenses decidieron celebrarlo por «todo lo alto». 

El profesor del colegio público de la localidad, Antonio Castaño, ha sido desde pequeño seguidor del gran superhéroe español Súperlópez. La conmemoración del medio centenario de la publicación de la serie de cómics fue «la excusa» para comenzar el año pasado un proyecto de innovación con «contenidos relacionados con el personaje, y sus historias». La figura del superhéroe español también ha sido utilizada durante el curso para trabajar los conocidos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030.

La iniciativa se componía de cuatro partes: en la primera los alumnos llevaron a cabo actividades del proyecto de biblioteca del colegio. La temática se relacionaba con las civilizaciones. En la segunda parte, los niños tuvieron que leer los 87 cómics de la colección, sin saltarse ninguno, para posteriormente realizar un trabajo haciendo uso de la inteligencia múltiple. «Esta teoría trata sobre que cada niño aprende de una manera distinta», explica Antonio Castaño. Ello implica que los estudiantes trabajen con todas las disciplinas del conocimiento: datos matemáticos, dibujo, interpretación, etc. «Para desarrollar así al máximo sus capacidades», relata.

El tercer punto consistió en un juego gigante sobre los ODS. Los alumnos hacían girar una ruleta a través de la que obtenían un objetivo de desarrollo sostenible para después responder preguntas (todas ellas elaboradas por los propios estudiantes).

Jan y la portada del proyecto

Todo comenzó como una «simple idea», comenta Antonio Castaño. Este proyecto, que inició con un sencillo juego de cartulinas en el curso de 3º B de Primaria, al final ha causado un terremoto artístico en el pueblo de Santa Marta de los Barros. La iniciativa, reconocida como proyecto innovación por la Junta de Extremadura, «pasó a ser real» cuando desde el colegio Ntra. Sra. de Gracia lograron contactar con el mismísimo Jan, creador de Superlópez, que, además, ilustró la portada del proyecto. «Más contentos imposible», manifiesta Antonio Castaño.

El cuarto y último punto del programa se basó en hacer 50 actividades en honor al 50 aniversario del superhéroe. De esta manera el proyecto pasó de ser del colegio, a ser de todo el pueblo: «Quedaba muy pobre si me limitaba a un solo curso, queríamos que tuviera repercusión en el pueblo», expresa el profesor Antonio Castaño, que al final, ha coordinado una iniciativa en la que han participado aproximadamente 330 alumnos y residentes de la localidad.

La recreación del concurso ‘petisos carambanales’ fue una de las actividades más destacadas. Los petisos son «muñequinos amarillos que persiguen a Superlópez» y que se popularizaron «en su momento», como detalla Antonio Castaño. En el 1987 se hizo un concurso sobre estos seres diminutos y fue ganado por un niño, que ahora, casi 40 años después, envió un vídeo al colegio.

La afición por los cómics, y específicamente por Superlópez, no afloraba entre los niños del pueblo. «Entre un cómic y una tablet es muy difícil competir». Antonio Castaño manifiesta que uno de los principales problemas en los centros educativos, en la actualidad, es la dificultad de los alumnos en la comprensión lectora. «Leen pero no saben qué». El docente vio en el proyecto de Superlópez una alternativa para así mejorar las capacidades de los niños.

Actividades

Las actividades han comprendido todas las disciplinas: paseo en bicicleta, problemas matemáticos, jornadas con los abuelos... Muchas de ellas han implicado la participación del pueblo. La más reseñable a la vista, sin duda, es la transformación del tranvía de la entrada del municipio. Este vehículo, en suspensión a modo de adorno, ahora es un medio de transporte para Superlópez y sus amigos. Dentro encontramos a los personajes del cómic en forma de pancarta. 

«Una larga lista de participantes». Entre ellos la residencia de mayores del pueblo, familiares de los niños y la Policía Local.

Entrelazando la parodia con el costumbrismo, los cómics de Super López, como señala Antonio Castaño, también tienen mucho contenido social. Se tratan temas «desde el bullying hasta la igualdad de género». «Son 50 años desde que se creó y te muestra el cambio de la sociedad durante medio siglo».  

Este miércoles el proyecto fue clausurado con una gran fiesta en la que se pudieron observar muchos petises y superhéroes. «Todos involucrados», señala el profesor. «Hemos hecho un himno, estamos haciendo un baile, es una locura. Con todo ello los niños ayudan también a que el pueblo mejore».

Según Antonio Castaño, este gran proyecto que empezó siendo una diminuta actividad, ha superado las expectativas. Con ganas de más y sobre todo de hacerlo con sus alumnos «que le hacen echarle ganas» lo tiene claro: «me gustaría hacer más cosas de este calado».