Actos de despedida y funeral

Emotivo adiós a Manuela Chavero: Final del capítulo más oscuro de la historia reciente de Monesterio

Emilia Chavero: “Llamé a todas las puertas para saber dónde estaba Manuela. Llegué a llamar a las puertas del asesino y me engañó como engañó a mi hermana”

En un acto simbólico, el ayuntamiento descolgó la pancarta con la imagen de Manuela, que durante 8 años ha permanecido en la plaza del pueblo

Los restos de Manuela Chavero ya descansan en el cementerio municipal

Los restos de Manuela Chavero ya descansan en el cementerio municipal / Rafa Molina

Ocho años después de la desaparición de Manuela Chavero, su pueblo volvió a encontrarse en la plaza: el mismo lugar en el que durante tanto tiempo se concentraron, primero, para acompañar a la familia en su desesperada búsqueda al grito de '¿Dónde está Manuela?' y, después, para clamar justicia.

La ciudadanía acudió masivamente a los actos de despedida y funeral de Manuela para rendirle homenaje pero, sobre todo, para acompañar y seguir dando ánimos a su familia. Han transcurrido ocho largos años de dolor y sufrimiento. A la incertidumbre sobre su desaparición se unió un larguísimo proceso de investigación policial, que dio como resultado el no menos doloroso hallazgo de sus restos. Una tragedia nunca antes conocida en Monesterio que la familia ha sabido afrontar con entereza.

Una vez más, su hermana Emilia, puso rostro y voz. Lo tuvo muy claro desde el primer momento. Con el apoyo incondicional de toda su familia, pero fundamentalmente gracias a su coraje, arroyo y valentía, ha sido capaz de mantener viva una situación que, a veces, parecía eterna, intentando buscar sentido a este adverso acontecimiento. Su perseverancia ha sido una de las claves fundamentales durante este largo proceso: desaparición, detención del ahora condenado, hallazgo de los restos de Manuela y el reciente juicio por el crimen.

Vecinas y vecinos acudieron hasta la Plaza del Pueblo para despedir a Manuela

Vecinas y vecinos acudieron hasta la Plaza del Pueblo para despedir a Manuela / Rafa Molina

Emocionante

Los actos de despedida comenzaron sobre las 18.30 horas, bajo un silencio sepulcral. Voces rotas y lágrimas entre quienes tomaron la palabra. Primero, la alcaldesa de la localidad, Loli Vargas. A continuación, el anterior alcalde, Antonio Garrote. Después, María Cintado, amiga íntima de Manuela y, finalmente, Emilia Chavero.

 “Llamé a todas las puertas para saber dónde estaba Manuela. Llegué a llamar a las puertas de su asesino y me engañó, igual que la engaño a ella”, expresó destrozada por la emoción del momento. “Ha sido un proceso muy largo. Aterrador. Pero le di respuestas a mis padres, a sus hijos, a mis hermanos, a mí misma y a mi pueblo de Monesterio. Ya sabemos dónde está Manuela”, exclamó. Ahora “solo me queda un compromiso, muy grande y muy duro. Voy a luchar todo lo posible para que el monstruo indeseable no salga de la cárcel jamás en su vida. Hasta mi último aliento”, exclamó, ante el cerrado aplauso de sus vecinas y vecinos.

La Plaza del Pueblo se queda sin la eterna sonrisa de Manuela

La Plaza del Pueblo se queda sin la eterna sonrisa de Manuela / Rafa Molina

El cartel de la eterna sonrisa

Antes de la llegada del coche fúnebre, otro momento conmovedor. Dos operarios del ayuntamiento descolgaron y doblaron cuidadosamente el cartel con la imagen de Manuela que, junto con una fotografía de esta imagen, fue entregado a su familia. Un aplauso acompañó este simbólico momento. El cartel que ha presidido de forma perenne la plaza del pueblo desde su desaparición ya forma parte de la memoria colectiva del pueblo de Monesterio. Desde ahora, la eterna sonrisa de Manuela permanecerá en el recuerdo de todos.

A través de un texto, Emilia, en nombre de su familia, agradeció expresamente “a todas las personas que han trabajado en el caso de Manuela Chavero”. A la Unidad Centrar Operativa (UCO). A los cuerpos y fuerzas de seguridad, a la Policía Judicial de Zafra, a la Guardia Civil de Monesterio, con especial mención al Sargento, Pedro.

También hubo palabras de agradecimiento al ayuntamiento de Monesterio, a su alcaldesa actual y al anterior alcalde. A la Audiencia Provincial de Badajoz, al magistrado y al fiscal.

Intervención de Emilia Chavero en la despedida de su hermana

Intervención de Emilia Chavero en la despedida de su hermana / Rafa Molina

A sus abogadas

Hubo dos menciones muy especiales. A Verónica Guerrero, abogada de la familia, a la que conocieron a través de la fundación ‘QSD’ de Paco Lobatón, que “ha defendido a Manuela igual que si se tratara de alguien de su familia”; y a Patricia Alcaraz, abogada de la asociación Clara Campoamor, “siempre comprometida con los derechos y la defensa de la mujer”. Ambas letradas estuvieron presentes en el homenaje a Manuela y subieron al estrado, donde, al igual que la alcaldesa, recibieron flores, como agradecimiento a su trabajo.

Tampoco olvidó Emilia otra destacada mención a los medios de comunicación, “por su gran trabajo, respetando en todo momento la memoria de Manuela y por el trato tan humano con la familia”. La página de agradecimientos se cerró con un reconocimiento “muy especial, a mi familia y a mi pueblo de Monesterio, por el apoyo recibido desde el minuto uno”.

Entrada de los restos de Manuela Chavero en la Iglesia Parroquial

Entrada de los restos de Manuela Chavero en la Iglesia Parroquial / Rafa Molina

El funeral

A las 19:55 horas, hizo su aparición el coche fúnebre con los restos de Manuela Chavero. Otro momento de aplausos y lágrimas. Todo estaba preparado para que el féretro, portado por familiares y amigos, entrara en el templo parroquial. Por expreso deseo de la familia, al igual que el acceso al cementerio municipal, este quedó restringido a los medios de comunicación. El funeral fue oficiado por el párroco de la localidad, Miguel Ángel García Encinas.

Entre los asistentes al funeral, se encontraban el marido y los hijos de Francisca Cadenas, que desapareció en la localidad de Hornachos hace 7 años, cuya familia continúa reclamando “más medios técnicos y humanos” para la investigación del caso.

Monesterio cierra así este triste y oscuro capítulo que comenzó un 4 de julio de 2016 y acabó con el hallazgo de su cadáver en septiembre de 2020. Han tenido que pasar cuatro años más hasta el momento de dar sepultura a sus restos. Su madre, sus hijos, sus hermanos y hermanas, sus amistades y allegados, por fin pueden comenzar a abandonar la deriva, librarse de la incertidumbre e iniciar el duelo por la muerte de Manuela, escapando de la interminable situación límite en la que han vivido. Ojalá a partir de ahora puedan comenzar a asimilar definitivamente este cruel acontecimiento.

Emilia con los familiares de la desaparecida en Hornachos, Francisca Cadenas

Emilia con los familiares de la desaparecida en Hornachos, Francisca Cadenas / Rafa Molina