Las obras de rehabilitación del Seminario Diocesano de Cáceres han comenzado ya, y se espera que estén listas a principios de 2016, con el objetivo de situar en el siglo XXI unas instalaciones de los años 50 y poder abrir a la ciudad espacios como la biblioteca o la capilla.

El obispo de Coria-Cáceres, Francisco Cerro, ha indicado que se trata de una rehabilitación "necesaria" para la continuidad de su actividad y ha dicho que es el "último Seminario" en el país que va afrontar una actuación de tal envergadura.

Las obras comenzaron a principios de este mes y se espera que estén acabadas en dos o dos años y medio, y que en el 2016 ya puedan acoger a los seminaristas, según ha indicado el delegado de medios de la Diócesis de Coria-Cáceres, Jesús Luis Viñas.

Viñas ha insistido en que se trata de una obra "ilusionante y necesaria" y que adaptará "las instalaciones de los años 50 al siglo XXI".

En la primera de las fases, con un coste de 230.000 euros se va a actuar sobre la climatización, con un sistema novedoso de geotermia, que aprovecha la temperatura del subsuelo y ahorrará 35.000 euros al año, como ha indicado el arquitecto de las obras, Rubén Jiménez.

La segunda fase de las obras consiste en la demolición de la tabiquería interior, tiene un coste de 160.000 euros y tardará en ejecutarse tres meses.

Por último, se realizará la fase de ejecución de obra, que según Viñas, aún no está presupuestada aunque "será la más costosa" por la complejidad del edificio, al contar con protección estructural y protección de elementos como la capilla.

El arquitecto ha manifestado que, aparte de la climatización, uno de los principales problemas del edificio es la "accesibilidad" algo en lo que se va a trabajar habilitando ascensores y mejorando los accesos de entradas y al salón de actos.

El edificio de 5.500 metros cuadrados está dividido en cuatro plantas y podrá albergar a unas 45 personas.

Actualmente, hay 14 jóvenes formándose en la ciudad y hay otros 9 en espera, indicando el rector del Seminario Diocesano, Miguel Ángel Morán, que hay un "despegue vocacional".

Además de para albergar a los seminaristas en condiciones adecuadas, otro de los objetivos de las obras de rehabilitación es la de abrir el Seminario a la ciudad.

Viñas ha señalado que estará abierta la biblioteca de filosofía y teología, la capilla y que se quiere potenciar el Archivo Histórico Diocesano que cuenta con unos 40.000 volúmenes.

Gran parte de la obra será subvencionada con el pago de alquiler que realiza la empresa CARE por utilizar parte del seminario como residencia de mayores y con donativos.