El pleno de la corporación municipal aprobó ayer inicialmente el presupuesto del ayuntamiento para 2016. La abstención de los ocho concejales del grupo socialista permitió que las cuentas se ratificasen con los votos a favor de los once ediles del gobierno local (PP). Los cuatro representantes de Ciudadanos y los dos de CáceresTú (Podemos) se posicionaron en contra. La aprobación del presupuesto no requiere de mayoría absoluta (la mitad más uno de los 25 concejales de la corporación), basta con que haya más síes que noes. La abstención del PSOE se produjo tras respaldar el PP una de las dos enmiendas que los socialistas presentaron a los presupuestos y después de que en los días previos desde el PSOE se asegurase que estaban más cerca del no que del sí a los presupuestos.

"Por coherencia al aceptarse una de nuestras enmiendas. Pero no solo por eso, sino también porque es el primer año de legislatura y no podemos bloquear el ayuntamiento ni los presupuestos", explicó ayer el portavoz del grupo socialista, Luis Salaya, sobre el motivo de la abstención.

Salaya descartó que detrás de esta decisión haya otro tipo de acuerdo con el PP que exceda del ámbito local (mañana está prevista la reunión entre Junta y PP en las negociaciones que se están manteniendo para que el presupuesto regional pueda salir adelante). "No hay negociación ni acuerdo paralelo, solo lo que se ha visto en el pleno", según detalló el portavoz socialista.

Después de la aprobación de ayer, el presupuesto se tendrá que exponer al público. Tras el dictamen de las alegaciones que se presenten, el documento volverá al pleno de la corporación para decidir sobre su aprobación definitiva. Será dentro de un mes. Hasta entonces, y a partir del día 1, se prorroga el de 2015.

LA SESION El pleno se inició con los presupuestos más cerca de su desestimación, con lo que se prorrogaría el de 2015 durante todo 2016, que de su ratificación. Una prórroga obligaba a ir haciendo cambios puntuales en los presupuestos para dotar de crédito partidas de gastos que no contaban con fondos en los presupuestos de 2015.

Las cuentas llegaban al pleno con el no de Ciudadanos y CáceresTú (Podemos), que se mantuvo en la sesión, mientras que el grupo socialista había anunciado que su voto dependería de lo que ocurriese en el pleno con las enmiendas que iban a presentar, aunque habían precisado que estaban más cerca del no.

Hace dos semanas, el PSOE había hecho público 7 premisas para valorar el sentido de su voto y sentarse a negociar con el PP. La mayoría de esas premisas no se aceptaron por el gobierno antes del pleno de ayer ni durante el mismo. La concejala delegada de Economía, María Guardiola, rebatió y desestimó la mayoría. En una de ellas, el PSOE especificaba que en junio deberían estar vendidas la mitad de las parcelas cuya enajenación se vincula a la financiación de gran parte de las inversiones. Esto es casi imposible de cumplir, por lo que ha pasado en los años anteriores, por lo que esta premisa alejaba al PSOE de un apoyo a las cuentas locales para 2016.

Pero ayer ese documento previo quedó en un segundo plano, Guardiola sí anunció que las parcelas se sacarían a enajenación en el primer trimestre de 2016, y el protagonismo lo tuvieron las tres enmiendas presentadas, dos del PSOE y una de Ciudadanos.

La alcaldesa, Elena Nevado, aseguró que las tres enmiendas no se podían debatir durante el pleno sin el informe previo del interventor, que lo hizo verbalmente en la misma sesión. Informó en contra de la enmienda del PSOE para incrementar el techo de gasto y de la de Ciudadanos porque aumentaba el gasto y las partidas que se recortaban no lo hacían en igual cantidad, quedando 554.000 euros pendientes de financiación.

No obstante, CIs había puesto como condición para dar su voto a las cuentas que antes del pleno de ayer Laureano León presentase su renuncia al acta de concejal tras su elección como senador el 20-D. León no renunciará, compatibilizará los dos cargos.

Sobre la otra enmienda del PSOE --aparece detallada en el desglosado--, el interventor aseguró que no tenía nada que objetar. Se trata de destinar partidas ya previstas y dotadas de crédito en el presupuesto a otros fines y cambiar el criterio para el reparto de las subvenciones culturales, que no sean nominativas, sino de libre concurrencia.

Para decidir sobre las enmiendas, la alcaldesa pidió un receso para reunirse con miembros de su equipo de gobierno y tomar una decisión, antes había preguntado a Salaya si su grupo facilitaría la ratificación de los presupuestos si el PP respaldaba la enmienda sobre la que el interventor no había puesto reparos.

En una conversación durante este receso, Salaya confirmó a Nevado que se abstendrían en la votación de los presupuestos si se aceptaba la enmienda. Tras la reanudación del pleno, Nevado informó de que el gobierno respaldaba la iniciativa de los socialistas, que tuvo el voto a favor del PP y PSOE, mientras que CáceresTú y CIs se abstuvieron.

Durante su intervención en el debate del presupuesto, Salaya explicó que su grupo no iba a votar a favor de las cuentas "porque no aceptamos su filosofía general" y "no es realista" condicionar la financiación de las inversiones a la venta de parcelas municipales. No obstante, recordó que su partido llegaba al pleno con "el voto abierto", lo que se tradujo en la posterior abstención del grupo municipal.

CACERESTU Y CIUDADANOS La portavoz de CáceresTú, Consuelo López, comentó que su partido vota en contra de los presupuestos porque las cuentas recogen "los tres mantras ideológicos del PP --concesión de la gestión de servicios municipales, reducción de la administración y el empleo precario--" con los que no están de acuerdo. Afirmó que CáceresTú "defiende el diálogo, pero fuera del chantaje político y del intercambio de cromos". Y precisó que su grupo no presentaba enmiendas a las cuentas porque de aceptarse condicionaba su posición y no iban a votar a favor ni abstenerse cuando no están de acuerdo con el presupuesto en su totalidad.

El portavoz de Ciudadanos, Cayetano Polo, aseguró que las cuentas de 2016 "venden humo" cuando condicionan la financiación de las inversiones a la venta de suelo municipal. Explicó que vinculan la renuncia de León a la aprobación de los presupuestos por "regeneración" política y al no estar de acuerdo con que una persona ostente dos cargos. Y reiteró que lo planteaban en el pleno de los presupuestos porque "--el PP-- nos ha engañado en el pacto de investidura y no nos queda más remedio que ponerlo sobre la mesa".