Tiene unos 40 años y dos hijos, a los que utiliza para robar en tiendas de la ciudad. Su modus operandi es casi siempre el mismo: accede con los dos menores (un niño y una niña) a los negocios y comienzan a mirar algunos de sus productos. La niña se encarga de entretener a los responsables de las tiendas mientras la mujer aprovecha para introducir los productos en el interior de una bolsa que porta en una de sus manos. Después se marchan.

El pasado mes de diciembre ya fue detenida por estos hechos, pero lo ha vuelto a hacer. El pasado domingo accedió al interior de la tienda de recuerdos y regalos Mbf Colecciones (en la calle San José, en la zona de Obispo Galarza) y se llevó una camiseta y una taza. Lo cuenta la dueña del negocio, Belén Fernández. «Me di cuenta de que me faltaban cosas después de que se marcharan. Es cierto que noté algo raro en su actitud pero no me percaté en ningún momento de que me estaba robando», señala.

Nada más darse cuenta de lo que había ocurrido recurrió a la grabación de las cámaras de seguridad que tiene en el interior del negocio y comprobó sus sospechas. Acto seguido llamó a la policía para denunciar los hechos. Se personaron en la tienda y visionaron las imágenes para identificar a la autora del robo y proceder a su detención. Ayer puso oficialmente la denuncia en la comisaría. La Policía Nacional investiga ahora los hechos y confirma que esta misma mujer fue detenida en el mes de diciembre por una actuación parecida en otro comercio de la ciudad. Entonces fue puesta a disposición judicial, que decretó su puesta en libertad con cargos.