Plasencia te quiere!». gritan desde una esquina cuando Macu Gómez, la maquilladora placentina galardonada con un San Pancracio a su paso por el photocall. La extremeña posó para los fotógrafos con Arantxa Echevarría, directora de Carmen y Lola y otra de las premiadas de la noche del cine español en Cáceres. Ambas acapararon parte de la atención de una edición que reivindica la presencia de mujeres en el cine.

A media tarde San Antón ya esperaba para recibir a los invitados y premiados de la gala. Decenas de curiosos se agolpaban frente a la entrada del Gran Teatro en lo que se convirtió en un embudo para el paso. «Hemos visto a Fernando Tejero, es más bajito de cerca», apuntó una cacereña que aguardaba al paso de Pedro Almodóvar. «Que este año no viene Pedro, vino el año pasado». Quién si acudió fue su compositor de cabecera para la mayoría de sus películas, Alberto Iglesias, premio de honor por su trayectoria en el mundo del cine. Precisamente fue el él que cerró el photocall para que diera comienzo la gala.

Ayer los tiempos debían cumplirse con precisión ya que a las 21.30 horas estaba previsto que transitara por San Antón el desfile de Carnaval, que retrasó este año su hora de salida para poder compatibilizar ambos eventos en la ciudad.

Así, a la hora fijada y tras la alfombra roja, el Gran Teatro se convirtió un año más en escaparate del cine español y dio cabida a la gala del festival que este año ha retirado la palabra solidario de las manchetas aunque mantiene el propósito de destinar la recaudación a Cruz Roja y a Ayuda en acción. La velada fue conducida por el actor Fernando Tejero, que guiñó --quizá sin quererlo-- al festival disfrazado de santo en el pregón que ofreció en el Carnaval de Badajoz un día antes. La orquesta sinfónica de Cáceres abrió la noche interpretando la pieza de Todo sobre mi madre de Alberto Iglesias y un espectáculo de clown de Francis Quirós. Chloé Bird y Niño también pusieron la nota musical a la velada. Fede Cambero y Pepe Reyes entregaron el primer premio de la jornada a la extremeña Macu Gómez. Arantxa Echevarría recogió el premio revelación a manos de Nicolás Coronado, Daniel Holguín hizo entrega del San Pancracio a mejor actor de series a Isak Ferriz y Emilio Gavira el de mejor actriz de series a Malena Alterio por su interpretación en Vergüenza. El actor Julián López, un habitual del festival cacereño, se encargó de otorgar el galardón a mejor dirección a Carlos Vermut, Pablo Barrera hizo lo propio con Álvaro Cervantes a mejor actor y Lola Dueñas recibió el de mejor actriz de manos de Mar Sufrategui, Lola García y Majós Martínez.

Horas antes, los premiados salvo Vermut, que no pudo acudir por problemas de agenda, compartieron un coloquio moderado por el periodista José María Clemente para hablar de feminismo y cine en el ambigú de la bombonera y ante un aforo reducido. Coincidieron todos en la dificultad que tienen las mujeres para que sus proyectos lleguen «a los productores» y acceder a puestos de dirección. También advirtieron de la falta de visibilidad en categorías técnicas como sonido y dirección de fotografía. Según el último estudio de la Asociación de Mujeres Cineastas y Medios Audiovisuales (CIMA) y recoge Efe, en 2016 hubo un 26 % de productoras, 17 % de guionistas y solo un 16 % de las películas fueron dirigidas por mujeres. «Las escuelas están llenas de mujeres, pero la realidad es distinta», anotó la realizadora Arantxa Echevarría, que incidió en que a sus 50 años Carmen y Lola ha sido su primer largometraje. En ese sentido, hicieron hincapié en la importancia de escuchar la «voz» a las mujeres «que hacen cine» y anotaron que «el cambio de mentalidad hay que abordarlo desde las escuelas». «Estamos obviando la mitad de las historias que se pueden contar», concluyó Echevarría.