Los votos a favor del Partido Popular y Ciudadanos sacaron adelante ayer la moción presentada en el pleno por el PP para la construcción de una terminal ferroviaria en la ciudad. La moción, defendida por el portavoz del Gobierno municipal, Rafael Mateos, partía en su exposición de motivos de la publicación el 20 de octubre de 2010 en el Diario Oficial de la Unión Europea del reglamento en el que se establecían los criterios técnicos, comerciales y jurídicos sobre la necesidad de crear «una red ferroviaria europea para un transporte de mercancías competitivo».

Ese reglamento insistía en que para hacer más competitivo el transporte de mercancías a través del ferrocarril frente a otros modos de transporte, se precisa de una infraestructura ferroviaria de buena calidad y adecuadamente financiada. Se trata, en definitiva, de crear grandes corredores ferroviarios internacionales que, indefectiblemente, deben conllevar la implantación de terminales intermodales de mercancías que faciliten la carga, descarga y transporte rápido de las mismas entre los distintos países que conforman la Unión Europea.

La consecuencia es que el ferrocarril se convierte en eje vertebrador de la industria y el comercio y, por tanto, si los países y regiones que forman parte de la UE quieren ser competitivos, es necesaria la creación de una red ferroviaria de garantías con la construcción de sus correspondientes terminales ferroviarias de mercancías.

Son innumerables las terminales ferroviarias ya construidas o en construcción en el territorio español, y en el caso de Extremadura, está aprobada la construcción de tres de ellas, en Badajoz, dentro de la Plataforma Logística del Suroeste Europeo, en Mérida (Expaciomérida) y Navalmoral de la Mata (Expacionavalmoral), estas últimas fruto de los convenios firmados entre la Junta y Adif.

El PP lamentó ayer en su moción que ninguna terminal ferroviaria esté prevista para Cáceres en los planes de Adif, tal y como esta entidad pública le manifestó a la alcaldesa, Elena Nevado, en un encuentro reciente en Madrid. A juicio del PP, ello «provocaría que nuestra ciudad y los empresarios y comerciantes cacereños no pudieran tener las mismas oportunidades para exportar y recibir mercancías que otros empresarios españoles y extremeños con la consiguiente falta de competitividad que podría dar lugar al cierre de empresas y pérdida de puestos de trabajo».

Hace unos días miembros del equipo de gobierno mantuvieron una reunión con empresarios de Capellanias, quienes manifestaron su preocupación ante la inexistencia del proyecto de la terminal, «considerándose por ambas partes que era necesario que se requiriera a Adif, tanto por los comerciantes y empresarios cacereños como desde el Ayuntamiento de Cáceres, para que la construcción de una terminal ferroviaria en nuestra ciudad sea una realidad, la cual iría ubicada junto al Polígono Industrial de Las Capellanías».

Por todo ello, ayer PP y Ciudadanos (PSOE y Podemos se abstuvieron) instaron a la entidad pública Adif a que en sus planes de expansión del año 2019, incluya la redacción del proyecto de construcción de una terminal ferroviaria en la ciudad, junto a Las Capellanías, y solicitó a la Junta de Extremadura el apoyo a tal propuesta, firmando con Adif.

La moción dio lugar a un debate en el pleno en el que todos los grupos políticos se echaron en cara el atraso ferroviario de Cáceres. Desde Podemos, Ildefonso Calvo, calificó de derroche el AVE, defendió un tren digno, eléctrico y convencional y dijo que colocando esa terminal en Capellanías se olvida a los demás polígonos.

Antonio Ibarra, de Ciudadanos, defendió una estación fuera de Cáceres, en el cruce de la A-66 con Capellanías, que no dividiera a la ciudad en consonancia con aquel proyecto presentado en 2003 que contemplaba un bulevar de Renfe a La Cañada, una gran zona verde en el Cerro de los Pinos, así como la construcción de viviendas y la ampliación del polígono industrial. Eso sí, Ibarra se preguntó: «¿Hemos hecho los deberes, cuál es la producción anual de mercancías de Cáceres, es esto un brindis al sol?».

Luis Salaya, del PSOE, apuntó por su parte, que las estaciones ya no están a las afueras para que el tren no pierda pasajeros. Después justificó su abstención después intentar variar la moción para que no se instara a Adif, sino al propio ayuntamiento, a llevar a cabo las acciones necesarias que permitan al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias la redacción de un proyecto concreto en Capellanías.

Finalmente, el pleno aprobó por unanimidad la rescisión del contrato del matadero con la empresa Taurica y Simón ante la imposibilidad de prestar el servicio por las deficientes condiciones de las instalaciones.