Cáceres vivirá hoy un momento trascendental desde el punto de vista de la teoría política: la primera vez en la historia de su democracia en la que cuatro de los cinco aspirantes a la alcaldía de la ciudad protagonizarán un debate electoral. Probablemente ni siquiera sus protagonistas habrán calibrado la importancia de esta cita que tiene previsto reunir a más de un centenar de personas en directo. No es un debate baladí, aunque haya quien tenga la tentación de pensarlo. No es insustancial que unos estudiantes de 1º de Bachillerato de la rama de Humanidades, con su profesor de Economía a la cabeza, hayan organizado este encuentro en el salón de actos del colegio de Las Josefinas. Si los asesores de los cuatro cabezas de lista no han calibrado sus efectos, deberían haberlo hecho.

Solo basta recordar que la mitad de la audiencia joven sintonizó los enfrentamientos de RTVE y Atresmedia en las recientes elecciones generales. Los debates permiten a los ciudadanos votar habiendo visto de cerca a los candidatos confrontar sus ideas, defender sus programas y explicar sus planes de Gobierno. Tienen utilidad democrática y son también un gran espectáculo.

Hoy, a las 12.30, habrá oportunidad de comprobarlo en una convocatoria cuyo embrión se gestó en la clase de Francisco del Moral. Entonces, los alumnos tomaron el testigo, contactaron con los partidos y todos aceptaron, excepto Vox, que declinó la invitación.

El Debate Elecciones Municipales 26-M girará en torno a la mina a cielo abierto que la empresa Tecnología Extremeña del Litio pretende explotar en La Montaña. Es un tema de actualidad que ha generado una gran polémica en la ciudad. A partir de este asunto se plantearán cinco puntos. El primero, la posición de los candidatos sobre el proyecto; el segundo, las consecuencias económicas que generaría la explotación; el tercero, los efectos de empleo que acarrearía; el cuarto, la repercusión sobre El Calerizo y las casas de la Sierra de la Mosca y, el quinto y último, cómo gestionarían los partidos la cuestión de la mina si hubiera que poner sobre la mesa un acuerdo de gobernabilidad cara a futuros pactos.

El debate estará moderado por los alumnos Daniel Carbonero y Alicia Enrique. Además del profesor, acudirá el biólogo Julio Antonio Herrera. Cada candidato tendrá tres minutos por intervención. Hoy llega la hora de todos ellos y cualquier desliz se reflejará con luz y taquígrafos. Y si no, que se lo pregunten a Albert Rivera cuando durante la emisión del espacio moderado por Vicente Vallés y Ana Pastor espetó: «¿Ha terminado de mentir, señor Sánchez? Ahora me toca a mí». En Twitter fue trending topic, claro.