La cercanía de la Sierra de la Mosca y el Calerizo a una ciudad de la trayectoria histórica de Cáceres ha motivado la existencia en este espacio de numerosos elementos de enorme interés, como el patrimonio religioso (santuario de la Montaña, ermitas del Risco o del Amparo...), el paso de la milenaria Vía de la Plata por su entorno, los viejos hornos de la cal y muy especialmente la Ribera del Marco, eje de la vida cacereña durante siglos, con sus fuentes, huertas, molinos, pesqueras, batanes y norias.