Esta señal, situada en Parras, indica la existencia de una zona de circulación especialmente acondicionada para que el peatón tenga prioridad. En ella se aplican normas especiales de circulación:

La velocidad máxima de los vehículos se fija en 20 km/h y los conductores darán siempre preferencia a los viandantes.

Los vehículos no deben ser estacionados más que en los lugares designados por señales o por marcas viales.

Los peatones pueden utilizar toda la zona de circulación. Los juegos y los deportes están autorizados en ella. No obstante, los transeúntes no deben estorbar inútilmente al tránsito de los vehículos.