El vídeo está desde ayer corriendo como la pólvora por todos los grupos de whatsapp de la capital cacereña, y no es para menos. Una piara de jabalís, con sus correspondientes crías, campando a sus anchas por la subida al santuario de la Montaña, tratando de sortear a personas y vehículos.

Los autores de la grabación no pueden evitar su sorpresa con frases como estas: ‘Hostia, qué punto’, ‘¿Estos de dónde han salido?’, ‘Pero si tienen cuatro crías’, ‘Cuidao, cuidao que...’, ‘Uy, uy, uy’, ‘Anda que te dejas a los chiquitillos detrás’, ‘Joder, macho’, ‘Me cago en la leche’, ‘Esto es acojonante’, ‘Qué guay’ o ‘Qué pasada’.

Las escasas opciones que les otorga el campo para la alimentación y el agua fuerza a muchos animales a concentrarse en los núcleos de población para buscar sustento. En la capital se mueven sobre todo por las zonas cercanas a la ladera de la Montaña. También se les ha visto en la rotonda de la Guardia Civil, en Vistahermosa, en la gasolinera situada frente a Charca Musia, en el Residencial Universidad, en El Junquillo o en el campus.

Los jabalís están acostumbrados a la raza humana y, por lo general, no son peligrosos; pero, ante su presencia, se recomienda actuar con precaución. El jabalí no ataca si no es atacado. Solo es peligroso si está herido o si le intentan quitar a sus crías.