El ayuntamiento cederá la parcela de Nuevo Cáceres para construir un colegio concertado o privado a pesar de la entrada en vigor de la nueva ley de educación. Precisamente la LOMLOE, conocida popularmente como ‘Ley Celaá’ por el apellido de la ministra de Educación, llega hoy al Senado para su aprobación definitiva. La previsión es derogar la actual en la primavera del 2021, con el objetivo de que entre en vigor el curso que viene.

Entre otros asuntos, la nueva ley impide que se ceda suelo público para levantar colegios privados o concertados. No es una prohibición expresa, pero sí especifica que las administraciones organizarán la oferta educativa de tal forma que se garantice la existencia de plazas públicas, sobre todo en las zonas de nueva población. En definitiva, prevalecen las plazas en los colegios públicos.

Pese a ello, el ayuntamiento sigue adelante con el proceso para la cesión de esta parcela en Nuevo_Cáceres a un colegio concertado (en concreto el espacio se encuentra entre la avenida Pierre de Coubertain y las calles La Habana y Cueva de la Becerra). El expediente se abrió en diciembre del año pasado, cuando la junta local aprobó la cesión de esta parcela. Ha sido solicitada por el Paideuterion para construir allí un nuevo centro y trasladar el actual de la calle Sierpes, y también por los colegios Giner de los Ríos y María Auxiliadora, para impartir ciclos de Formación Profesional. Desde el consistorio aseguran a este diario que se saca a concurso porque «con la regulación actual no hay ningún impedimento».

El ayuntamiento está agilizando los trámites para poder concluir el proceso de licitación antes de que entre en vigor la nueva ley. De hecho hoy ha convocado de urgencia al consejo municipal escolar para que emita un informe sobre la ejecución de un centro concertado en este espacio. El documento no es vinculante, pero es necesario en el procedimiento.

Ya están los pliegos

En los pliegos, ya redactados, se especifica que se trata de una concesión demanial para la construcción de un colegio privado con dos líneas desde Infantil hasta Bachillerato (como tiene el Paideuterion), al que se cobrará un canon anual. La inversión estimada es de 6,7 millones de euros. Eso sí, para que su ejecución sea una realidad la Junta de Extremadura, que ya declinó hacer uso de esta superficie para un centro público, debe autorizar primero los trabajos.

«Obviamente hemos preguntado cómo influye la nueva ley, pero el ayuntamiento nos ha dicho que como el expediente se abrió hace tiempo no va a perjudicar», indicó ayer el director del Paideuterion, Pablo Cidoncha, que aseguró que la comunidad educativa sigue interesada en trasladar a esta zona el colegio, un cambio que lleva ya años de espera y de retrasos.

Los centros de esta zona educativa ya mostraron su preocupación por este traslado, porque consideran que no existe oferta suficiente como para sumar un colegio más a este área de influencia.