Una delegación nepalí, encabezada por el presidente de la Asamblea Nacional, Ganesh Timilsina, visitará la capital cacereña en marzo para participar en un acto oficial y trasladar en urnas tierra sagrada de las ciudades santas budistas de Nepal.

Las urnas se depositarán, junto a la tierra del cerro Arropé de Cáceres -enclave elegido para el templo budista-, en la Casa de Guayasamín y Museo Pedrilla, propiedad de la Diputación cacereña y adonde se trasladó la réplica de la estatua de Buda que llegó a Cáceres a finales de septiembre de 2020, como donación de la Fundación Lumbini Gardenia, promotora del complejo.

En el acto de colocación de la primera piedra «una parte de esas tierras quedarán unidas para siempre», ha señalado este lunes la fundación en una nota. Esa primera piedra contará también con un vestigio arqueológico proveniente del templo Mayadevi de Lumbini y quedará ubicada bajo la estatua gigante del Buda, cuya base albergará uno de los espacios más singulares de todo el complejo arquitectónico.

La Fundación ha impulsado este proyecto ceremonioso al que ha denominado «La V Tierra Sagrada», y que será presentado a la Unesco «en próximas fechas».

Los alcaldes de Ramgram, Kapilavastu y Devadaha se unirán al alcalde de Lumbini para dar inicio en Asia a una serie de eventos dirigidos al reconocimiento y apoyo internacional del proyecto cacereño.