Limpia Cáceres, un grupo de voluntarios que colabora en la limpieza de las zonas verdes de la ciudad, continúa con su labor. El pasado fin de semana se reunió para adecentar Fuente Fría, en la Ribera del Marco, una zona que se encuentra abandonada. Fue la salida en la que más personas participaron, en torno a las 30, y en dos horas consiguieron decenas de bolsas sobre todo con restos de botellones y fiestas. «Sacamos de todo, restos de botellas, latas, litronas, una carretilla, un bote de alcohol industrial y hasta un colchón», recuerda Mercedes Mateos, fundadora de este colectivo.

Creó el grupo casi por casualidad. Solía salir los fines de semana al campo y aprovechaba para recoger toda la basura que encontraba a su paso. Un día se lo comentó a la dueña de un comercio del que es clienta habitual y dio la casualidad de que compartían afición. Así fue como nació Limpia Cáceres, que en este momento aglutina a una treintena de voluntarios.

En cada salida suelen recoger una media de 40 bolsas con basura de todo tipo: sobre todo restos de botellones, pero también miles de mascarillas que la gente abandona por todas partes. Hasta ahora han realizado diez batidas oficiales (ya como grupo, antes salían solo algunos de forma individual). Comenzaron el pasado mes de octubre y han estado en el parque del Rodeo, en el Paseo Alto, en la Casa del Conejero, en La Montaña, por el cementerio, en Aguas Vivas, en Maltravieso, en el Cerro de la Buitrera, en Casa Plata y la última en Fuente Fría. Tienen un listado de los lugares que les gustaría limpiar y ya preparan la siguiente salida.

Tal y como contaba Mercedes Mateos a este diario hace unos días, de todas las zonas verdes en las que han estado la que más suciedad acumulaba era la de la Montaña. Su objetivo no es otro que colaborar con el cuidado del medio ambiente y en el mantenimiento de las zonas verdes de la ciudad. Tras sus batidas suben a las redes sociales fotografías con las decenas de bolsas que recogen, con el objetivo de concienciar a los cacereños. Ha sido tal la repercusión que una empresa de Valencia les patrocina y les proporciona bolsas de basura elaboradas con material reciclado.

Su última iniciativa ha sido la colocación de ceniceros artesanales en los barrios de la ciudad, para que los ciudadanos puedan apagar en ellos sus cigarrillos y evitar así que la gente los tire en la calle. Por el momento los han puesto en Nuevo Cáceres y en Casa Plata con buena acogida.