Ocurrió en julio del 2018, en el parque situado a la altura del número 24 de la avenida Antonio Hurtado, donde los dos acusados comenzaron una discusión que terminó en una brutal pelea. El primero de ellos se abalanzó contra el otro propinándole puñetazos y patadas y le cortó con un cuchillo en la cara. Con este arma blanca le provocó cortes también en los dedos y contusiones y erosiones en la cara, en el cuello, en el tórax y en las piernas. Le ha quedado incluso una cicatriz «muy visible» en la cara, consecuencia de ese corte con el cuchillo.

El otro interviniente en la pelea, y también acusado en este procedimiento, le respondió de la misma manera, propinándole puñetazos y patadas y le golpeó en la cara con un hacha, produciéndole heridas en el ojo, en la nariz, en la mano y en el estómago, aunque no le han quedado secuelas visuales.

El Juzgado de lo Penal Número 2 acaba de condenar a ambos a dos años de prisión por un delito de lesiones cualificadas, con la inhabilitación especial para el ejercicio del sufragio pasivo durante el tiempo de la condena. Los dos, tal y como recoge el fallo, han renunciado al ejercicio de cualquier acción penal o civil que pudiera corresponderles por los hechos. La sentencia es firme porque se ha dictado por conformidad entre las partes y contra ella solo cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial, solo en el caso de que no se hayan respetado los términos acordados en la conformidad.