La delegación nepalí encabezada por el presidente de la Asamblea Nacional, Galesh Timilsina, y el alcalde de Lumbini, Man Mohan Chaudhary, pisó ayer tierra extremeña en lo que será una visita de seis días (hasta el próximo 12 de abril) para formalizar la declaración de Cáceres como Tierra Sagrada, un trámite indispensable y previo a la construcción en la finca Arropé, situada en las inmediaciones de la base militar del Cefot, del que será el templo budista más grande del mundo.

A las ocho de la tarde de ayer dio comienzo esa gira institucional con un recibimiento oficial que se celebró en el Hotel Don Manuel en presencia de los concejales Jorge Villar y José Ramón Bello, el diputado de Cultura, Fernando Grande, el presidente de la Fundación Lumbini, José Manuel Vilanova, y la empresaria Pilar Acosta.

El ayuntamiento y la Junta trabajan desde prácticamente el comienzo de legislatura junto a la Fundación Lumbini en esta iniciativa que albergará una estatua de Buda de 40 metros (al ir sobre una cueva llegará a 60) y que se asentará sobre Arropé, finca de titularidad municipal, donde se levantará el centro, con una inversión prevista de capital birmano de 40 millones de euros.

Fue el 12 de noviembre de 2019, cuando el alcalde de Cáceres, Luis Salaya, confirmaba la noticia: comenzaban las negociaciones con la Fundación Lumbini Garden para que la capital albergara el templo budista, un proyecto desechado por Madrid por el que además se interesaron Barcelona y Málaga. El 7 de enero de 2020, el regidor iniciaba un viaje de cinco días a Nepal para firmar el protocolo de hermanamiento con el Ayuntamiento de Lumbini, primer paso para construir el edificio.

Ahora ese hermanamiento se hace definitivamente efectivo en Cáceres este jueves. Pero antes, durante todo el día de hoy, la delegación mantendrá un encuentro protocolario en Mérida con el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, al que se sumará la ministra de Presidencia, Carmen Calvo. Allí se firmará la declaración conjunta del proyecto de creación en la ciudad de un centro budista y la colaboración en materias de interés común.

La firma del hermanamiento entre ambas ciudades tendrá lugar mañana a las 11. Por la tarde, en el Museo Pedrilla se procederá a la bendición y unión de las tierras sagradas de Lumbini y Cáceres. El sábado la comitiva visitará el cerro Arropé y realizarán varios actos religiosos y simbólicos para comenzar el proceso de sacralización del espacio. La ceremonia religiosa constará de una puja de bendiciones por los monjes budistas para luego plantar un árbol dedicado al Gran Buda. Se plantará un esqueje del árbol sagrado por excelencia del budismo y una encina.

Además, mañana se celebra el ciclo de conferencias ‘Diálogos Culturales por la Paz entre Oriente y Occidente’ en el San Francisco. Acuden Manuela Carmena, exalcaldesa de Madrid o Shlomo Ben Ami, exembajador de Israel y líder del proceso de paz palestino israelí.