Si hay algo que ha agudizado la pandemia en todo el mundo es la sobreinformación. Una avalancha de datos, cifras y titulares que ha provocado como consecuencia otra avalancha, esta más peligrosa, la de las noticias falsas. Precisamente este debate, el que han generado las ‘fake news’ y la posverdad, será uno de los ejes principales sobre los que girará la última edición de la bienal de arte contemporáneo Cáceres Abierto. Beatriz Castela, una de las artistas del cartel este año y que ahondará en este asunto, avanzó en declaraciones a los medios este miércoles, que su intervención artística cuestionará la visión que tenemos sobre la realidad y abordará la importancia de cambiar la forma de mirar. 

La cacereña forma parte de la veintena de creadores seleccionados, entre ellos Niño de Elche o Ampparito, que repartirán sus obras en diferentes espacios en la ciudad durante dos meses. Aunque es cierto que la organización ya ha ido ofreciendo pinceladas en los últimos meses con varios talleres, la cita se presentó de forma oficial este miércoles en el Museo de Cáceres, uno de los escenarios elegidos este año para formar parte de la programación. El acto contó con la presencia de los representantes que financian la muestra como la consejera de Cultura, Nuria Flores, la directora general de Cultura, Míriam García, la alcaldesa de Cáceres en funciones, María José Pulido, la concejala de Cultura, Fernanda Valdés, y el diputado de Cultura, Fernando García Nicolás.

Así, esta nueva edición de la bienal se extenderá del 29 abril al 20 de junio y tiene como propósito, en palabras de su comisario, Julio C. Vázquez, servir de «diálogo entre el arte contemporáneo y el patrimonio». Lo hará en espacios reconocidos de la capital como la sala de Arte El Brocense, la biblioteca, el Archivo Histórico y el Museo Vostell de Malpartida o barrios como Aldea Moret o Moctezuma.