Si el presupuesto de 2021 destaca por ser uno de los más inversores del ayuntamiento durante los últimos años, también lo hace por ser uno de los que más objeciones provoca en los servicios económicos, de Intervención, del consistorio, que tienen que informar sobre su contenido. En la mayoría de los capítulos del presupuesto de 2021, el interventor plantea objeciones. 

De todas, destaca la que hace a una de las inversiones previstas en las cuentas, los 500.000 euros que se destinan a un pabellón para la celebración de ferias comerciales. El interventor informa en contra de esta actuación por vincularse su financiación a la operación de crédito que se contratará para inversiones. El interventor especifica en su informe que, según la comunicación recibida de la concejalía de Hacienda, se pretende que el pabellón sea «financiado íntegramente por la comunidad autónoma», por lo que «carece de sentido reflejar esta actuación inversora sin saber si realmente se va a realizar por el ayuntamiento o no, y más financiándola por medio de un préstamo».

Del capítulo de transferencias corrientes que hace el ayuntamiento, el interventor se detiene en la aportación que se hace a la diputación para la financiación del servicio de bomberos. Considera que la partida que hay en el presupuesto de 2021 «es, a todas luces, insuficiente a lo contemplado por la diputación provincial». Después recuerda que la institución provincial ha notificado al ayuntamiento que debe abonar dos millones de euros de las liquidaciones complementarias del periodo 2014-2018, y avisa que en caso «de asumirlo y no impugnarlo no hay consignación suficiente para hacer frente» a este gasto, que califica de «indebido», ni siquiera habría con el remanente de tesorería (parte del mismo ya se ha gastado en cambios realizados en el presupuesto prorrogado).

Del ingreso de 3 millones previsto del impuesto de Construcciones por la instalación de plantas fotovoltaicas, el interventor expone en su informe que «no se ha remitido deliberadamente a este servicio de Intervención un informe técnico que respalde esta previsión». Además llama la atención de que se haga una «previsión excesivamente optimista» de la tasa por visitas turísticas, se calculan 150.000 euros cuando «los derechos reconocidos -a fecha de este viernes- ascienden a tan solo 8.508 euros». También cuestiona que se aumente en 305.000 euros la cantidad a percibir del Estado de la subvención para sufragar el déficit de los autobuses, «se trata de meras hipótesis que no deberían considerarse» en el presupuesto.

Sobre la operación de crédito por importe de 8 millones que se solicitará para las inversiones, el interventor considera en su informe que será necesario de cara a próximos ejercicios la elaboración de un plan de ajuste en el que se aborde «tanto un incremento de los ingresos como una reducción de los gastos» si se quiere tener garantías para la amortización de los créditos.