Lo anunció hace un mes y medio y este lunes lo confirmó. Tecnología Extremeña del Litio, empresa que promueve el proyecto de la mina de litio en Valdeflores, ha presentado un recurso administrativo contra la denegación por la Junta del permiso de investigación que había solicitado para estudiar los recursos mineros en Valdeflores, en el espacio donde proyecta la mina.

Según se explicó este lunes por parte de la empresa, hay dos motivos en los que se basa su apelación. En el primero se detalla que la decisión de la Junta se basó en el plan general municipal de urbanismo de Cáceres y recuerda que el mismo hace referencia a la prohibición de las actividades extractivas en la zona, pero no a que se pueda investigar, que es lo que se pretende con el permiso. En la segunda motivación se alude «al cambio de criterio injustificado» por parte de la Junta, que en octubre de 2016 sí concedió a la empresa el mismo permiso de investigación que no ha dado en abril de 2021.

El pasado 8 de abril, la Junta anunció que no concedía el permiso de investigación. Esto paraba el proyecto, aunque la empresa siempre puede solicitar una concesión directa de explotación si tiene la seguridad de que hay recursos mineros, algo que no hace. La Junta apoyó su decisión en los informes que presentó el ayuntamiento. Los mismos eran tajantes. Insistían en que lo solicitado por la empresa «no es viable urbanísticamente» y que la actuación contemplada «no puede considerarse como simple realización de sondeos de investigación, sino que se trata de una actividad extractiva» no autorizada por el plan general de urbanismo en los suelos donde se pretende desarrollar.

Esas dos decisiones contradictorias sobre un mismo asunto en un periodo de cinco años es uno de los argumentos a los que se va a agarrar la empresa. En la información que Infinity Lithium, la principal empresa que participa en Tecnología Extremeña del Litio, da en su web a posibles inversores ya detalla que la decisión que adopta ahora la Junta contradice a la que tomó hace 5 años y alude a que hay «normas legales sólidas» para que se rectifique la denegación del permiso.

Infinity recuerda en esa información como en octubre de 2016 se concedió por la Junta un permiso de investigación similar al que ahora deniega. Y subraya que el permiso dado en 2016 se anuló en mayo de 2019 por un fallo cometido por la Junta en la exposición pública del plan de restauración asociado a la investigación, error que, según Infinity, podría haber afectado a un número significativo de permisos que se han concedido en la región. Fue la Junta de Extremadura la que sacó a licitación el registro minero de la zona de Valdeflores, lo hizo en 2015, de aquí parte todo este proceso.

Hay una diferencia entre la posición que el ayuntamiento tuvo respecto al proyecto cuando se decidía en 2016 el permiso de investigación que concedió la Junta y el rechazo que ha adoptado ahora, que ha llevado a la desestimación del permiso. Al menos públicamente hay esa diferencia. Hace 5 años esta iniciativa pasó desapercibida, ahora no. No obstante, lo que se recoge en los informes del ayuntamiento y que llevan a la denegación del permiso es lo que desde 2010 está en la norma urbanística de la ciudad, en la que se impiden las actividades extractivas en el espacio donde se quiere hacer la mina, se quiere investigar los recursos mineros para poder excavar una mina en un sitio donde el plan de urbanismo de la ciudad no deja actividades extractivas.

Este lunes Infinity volvió a cotizar en la bolsa de Sidney, llevaba más de un mes suspendida. El valor de sus acciones cayó este lunes un 65%. La empresa achacó este desplome a «la inseguridad jurídica y la incertidumbre que provocan en los mercados decisiones» como la denegación del permiso por la Junta.