Los afectados por el error en la vacuna han puesto el caso en manos de abogados. Ocurrió el pasado miércoles, cuando trabajadores esenciales menores de 60 años habían sido citados para su inmunización con Moderna o Pfizer (por su edad son las únicas fórmulas que pueden recibir), pero un error en el proceso de vacunación hizo que se les administrara AstraZeneca a 94 de los que asistieron aquella tarde. Los afectados han creado un grupo, al que ya pertenecen 62 personas, y quieren denunciar lo sucedido en los tribunales. Entre ellos hay personas con patologías previas a los que no se recomienda la administración de este fármaco.

Mientras tanto el Servicio Extremeño de Salud (SES) mantiene abierta la investigación para esclarecer lo ocurrido. El gerente, Ceciliano Franco, volvió a pedir disculpas por los sucedido y aseguró de nuevo ayer que solo existen 94 afectados: «Hay cuatro mecanismos de seguridad y diferentes sistemas de aviso, el error solo afectó a esos 94», insiste. A todos se les lleva a cabo un control para vigilar si presentan algún tipo de efecto secundario. Por el momento, aclara, todos están bien.