El Boletín Oficial de la Provincia de Cáceres publicó este martes el acuerdo de aprobación definitiva de la ordenanza de limpieza viaria y gestión de los residuos urbanos. Es el último paso de una tramitación que se inició hace más de un año. Tiene un centenar de artículos y un contenido muy amplio, pero de su texto destaca la obligación de los propietarios de perros de limpiar la orina que el animal deje en la vía pública, un requerimiento que será de aplicación a partir del 22 de junio y que tiene relevancia por el elevado número de perros censados en el municipio, son más de 30.000.

La nueva ordenanza municipal incorpora a la obligación de recoger los excrementos, también la de limpiar la orina. Cáceres dispone desde hace más de una década de una ordenanza de tenencia de animales que sí establece de manera precisa dónde tiene que dejar el animal sus deposiciones cuando está en la vía pública y qué debe hacer el propietario, quien, salvo que se arroje en los imbornales de la red de alcantarillado, siempre debe recogerla.

El nuevo texto normativo es mucho menos preciso respecto a la orina, establece que en el caso de que el animal orine en la vía pública, en el mobiliario, en fachadas, etcétera, el propietario o portador deberá llevar un envase con un producto adecuado para poder regar la zona con el fin de eliminar o reducir el efecto de la orina. Incumplir esta obligación se tipifica entre las infracciones leves en la nueva ordenanza, un incumplimiento al que corresponde una sanción de entre 100 y 750 euros.

ENTRADA EN VIGOR / El pleno de la corporación local aprobó en su sesión ordinaria de mayo el texto definitivo de la ordenanza, ayer se publicó. El texto entra en vigor tras transcurrir quince días hábiles desde su comunicación, que se ha hecho este martes con su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia. Esos 15 días hábiles se cumplen el día 21. Su entrada en vigor sería a partir del 22. La ley de bases de régimen local establece que las ordenanzas no entrarán en vigor hasta publicado íntegramente su texto en el Boletín Oficial de la Provincia, y fija como plazo para que sea de aplicación a partir de quince días hábiles desde la recepción del acuerdo.

Hace un mes el ayuntamiento y la empresa que tiene la concesión de la recogida de los residuos urbanos presentaron una campaña para informar del contenido de la ordenanza y el reparto de bidones que se pueden utilizar para la limpieza de la orina. En la presentación de la misma, el alcalde, Luis Salaya, ya anunció que la norma se aplicará desde el primer día, no habrá un periodo de gracia, «lo que vamos es a pedir a la policía local tolerancia cero con los comportamientos incívicos», según precisó el alcalde. El gerente de Conyser, empresa que tiene la concesión del servicio, aconsejó como uno de los métodos de limpieza que se mezclase agua con vinagre para eliminar el olor de la orina del suelo.

 Esta obligación de limpiar la orina está en las ordenanzas municipales de otros ayuntamientos. Se incorporó al nuevo texto normativo durante su primera exposición pública y a propuesta de la asociación de vecinos de la Ciudad Monumental y de Adenex. Esta obligación aparece en la ordenanza desde su aprobación inicial a principios de año. Durante el periodo que el documento ha estado en exposición pública, en el que los afectados pueden presentar alegaciones, nadie se quejó de este requerimiento de la limpieza de la orina de los animales, solo hubo alegaciones presentadas por Ecovidrio y Recyclia (recogida de pilas) en relación a los residuos sobre los que tienen competencia.