La de este año era una feria diferente. Por varios motivos: el año pasado, debido a la crisis sanitaria, la muestra literaria no se pudo celebrar y esta edición ha cambiado de lugar (se ha ubicado al final del paseo de Cánovas y en la zona central en lugar de en los extremos) y de fecha (habitualmente es en abril, coincidiendo con San Jorge). A lo que se suma, además, la reducción de expositores (solo hay 13) y de aforos en el interior del recinto y en las presentaciones de obras, para evitar aglomeraciones porque la pandemia aún no se ha marchado. Todo ello generaba muchas dudas a los libreros, sin embargo, este primer fin de semana ha cubierto las expectativas. De hecho son muchos los que se atreven a decir que, al menos hasta ahora, la afluencia de público está siendo similar a la de cualquier otro año.

Victoria Pelayo presentó ‘Lo justo’, ayer por la mañana. JOSÉ PEDRO JIMÉNEZ

«De momento no está nada mal, está siendo más o menos igual que otros años. Entre semana viene la peor parte pero por ahora estamos contentos», decía ayer Jaime Naranjo, desde su expositor de Boxoyo Libros. Lo cierto es que a mediodía se observaba una gran afluencia de personas, que ojeaban las obras expuestas por las librerías (ocho de los stands son de tiendas locales). «Se nota que la gente tenía ganas de salir porque el fin de semana está siendo bueno», señala Vicente Teomiro, de Librería Cervantes. Aunque él también se muestra temeroso en cuanto a la respuesta de los cacereños a partir de hoy lunes porque la feria entre semana siempre suele ser menos concurrida.

«De momento no está nada mal, está siendo más o menos igual que otros años. Entre semana viene la peor parte pero por ahora estamos contentos»

Jaime Naranjo - Boxoyo Libros

A pesar de estar cumpliendo por el momento con las expectativas, coinciden en que prefieren la ubicación anterior, con los stands situados en los exteriores del parque, porque es una zona más de paso. Muchos de hecho se quejan porque los expositores ubicados ahora en el pasillo de la izquierda (justo donde se encuentra la salida) están menos concurridos por la falta de señalización. «Estas casetas están como ocultas porque no están señalizadas, la gente piensa que solo hay en el primer pasillo», apunta Nacho Figuero, de Eguíluz, situada casi al final de la muestra literaria.

Mientras tanto ayer se llevaron a cabo ocho presentaciones de obras. Por la mañana fue el turno de Victoria Pelayo, con ‘Lo justo’. Y por la tarde pasaron por la caseta de autores Jesús María Gómez Flores, José Antonio Redondo, Manuel Pecellín, José Cercas, Alberto Guerra y Juan Miguel Collado Campos. La cita se extenderá hasta el próximo sábado.

El programa de hoy

12.00 HORAS: Presentación de ‘El abismo inmediato’, de Pablo José Conejo, y ‘Tina Turner en la cola del híper’, de Nadia Fabo Andrés (premios de poesía de Cáceres). También se presenta ‘Hinz Kazris’, de Salvador Vaquero, y ‘A cuerpo de rey’, de Víctor Moreno (premios del certamen de cuentos y leyendas).

18.30 HORAS: El ilustrador Fermín Solís presenta ‘Garbancito’, ‘La rica y la pobre’ y ‘La montera’ (cuentos populares extremeños ilustrados).

19.30 HORAS: Manuel Pacheco (’El sol nuestro de cada día’), Rosa Lencero (’El sueño es un espejo’), Eladio Pascual (’El mordedor de alfombras’) y Fermín Solís (’La belleza de las jirafas y otras historias’).