El juzgado de lo Penal número 2 de Cáceres ha condenado a un hombre a un año de cárcel y durante tres le impide conducir por un delito contra la seguridad del tráfico. La sentencia da como hechos probados que sobre las cinco horas y quince minutos del 19 de noviembre de 2019, el acusado, mayor de edad y sin antecedentes penales, tras haber ingerido en las horas precedentes numerosas consumiciones de bebidas alcohólicas y dosis de cocaína y cannabinoides, que le produjeron una notable alteración de sus aptitudes fisicas y psíquicas, conducía el automóvil de su propiedad, un Audi A3 con seguro obligatorio y voluntario, por las calles de la ciudad de Cáceres, cuando, al llegar desde la avenida de la Bondad a la rotonda de intersección con la de la Hispanidad y hacerlo a una velocidad muy excesiva (próxima a los 100 kilómetros por hora pese a estar limitada por señalización vertical a 30), llevado por la euforia del consumo, a consecuencia de su estado, perdió el control de su vehículo, siendo incapaz de mantener la trayectoria, desviándose de la misma, invadiendo la isleta central y chocando contra una farola de alumbrado, colisión de la que resultaron con desperfectos materiales su automóvil, lesionado el acusado y ocupantes y la farola perteneciente al Ayuntamiento de Cáceres por importe que se ha tasado en 1.090 euros y que contempla la limpieza, reposición y arreglos.

Por este motivo, los agentes de Atestados de la Policía Local que detectaron que el acusado presentaba síntomas de embriaguez y consumo de estupefacientes patentizados en su olor a alcohol, rostro pálido, ojos brillantes con conjuntiva enrojecida, pupilas dilatadas y nistagmos, habla pastosa y locuacidad, fue sometido a la práctica de la prueba de detección de alcohol en el aliento, que fue realizada con etilómetro, arrojando un resultado de 0,36 y 0, 3 2 miligramos de alcohol por litro de aire expirado en las ·sendas mediciones efectuadas y ya descontados los márgenes de error aplicables, declinando el acusado la posibilidad de contraste con un análisis sanguíneo, que le fue ofrecido por los agentes.

Igualmente se realizó toma de muestras para detección de drogas, arrojando un resultado positivo a cocaína y THC (tetrahidrocannabinol) en la comprobación en saliva en las mediciones efectuadas a pesar de haber transcurrido más de una hora desde los hechos al haber sido evacuado al hospital y cuyo resultado no quiso verificar en contraste, pese a habérsele ofrecido por los agentes.

En el vehículo viajaban como ocupantes cuatro personas: la primera sufrió contusiones de las que no quiso ser atendida médicamente y que ha renunciado a las acciones que le correspondieran, otra que tuvo fractura de húmero proximal izquierdo, subcapital con impactación de la diáfisis humeral en la epífisis y que requirió tratamiento médico-quirúrgico: ingreso desde el 19 de noviembre de 2019 al 25 de noviembre; intervención quirúrgica para osteosíntesis con placa; alta hospitalaria con brazo en cabestrillo, curas locales en centro de salud periódicas, medicación analgésica antiinflamatoria y recomendaciones generales y que sanó en 299 días de los que 293 lo fueron de perjuicio moderado y 6 de perjuicio grave, siendo el perjuicio derivado de la intervención medio.

Una tercera sufrió cervicalgia, dolores en la parrilla costal izquierda con dudosa fractura de una costilla y dolor en tobillo y pie izquierdos que requirieron de una primera asistencia facultativa con exploración física y pruebas complementarias de diagnóstico, analgesia y recomendaciones generales y que curó en 30 días que fueron de perjuicio básico.

Otro cuarto ocupante sufrió herida incisa superficial que recorre los dos tercios inferiores de la espalda, de izquierda a derecha y llega hasta el principio de la zona glútea derecha donde es un poco más profunda. Contusiones en ambas piernas con heridas superficiales en ambas caras anteriores y que tuvo siete días de perjuicio básico hasta su curación. Las compañías de seguros han abonado las indemnizaciones correspondientes conforme a baremo y facturas.

Por tanto, al autor se le acusa como autor responsable criminalmente de un delito contra la Seguridad Vial en su modalidad de conducción temeraria, un delito de conducción bajo la influencia de drogas y alcohol y dos delitos de lesiones imprudentes a la pena acordada de un año de prisión con inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo. Además, durante el tiempo de la condena a la privación del derecho de conducir vehículos y ciclomotores por tiempo de tres años.