La jubilación de los dos médicos titulares dejará a la cárcel cacereña sin sanitarios de este rango a final de verano. La relación de puestos de trabajo contempla que el centro penitenciario de Cáceres debe contar con al menos cinco médicos y en los últimos años los trabajadores que ocupaban este puesto en la plantilla han ido abandonando el puesto de manera progresiva debido a que han alcanzado su edad para jubilarse y n ose han cubierto las vacantes. Ahora, en septiembre, los dos titulares que cumplen esta función se retiran y la prisión quedará sin sanitarios en este área. Coincide esta situación con que una sanitaria contratada como interina también se encuentra de baja por maternidad. 

Ya en su momento, con los progresivos abandonos por edad, los sindicatos y colectivos han mostrado en los últimos años su preocupación debido a que Instituciones Penitenciarias no cubre las plazas. Ante esta nueva situación, los representantes de los trabajadores y funcionarios de prisiones denuncian que la situación se agrava. Por su parte el colectivo Tu abandono me puede matar expone que la situación es crítica porque la labor de los médicos en la cárcel no se limita solo a la atención de los internos sino que también se extiende a labores de peritaje si hay alguna situación de conflicto y deben actuar como testigos de la situación. En ese sentido, inciden en el aumento de las situaciones de violencia que se han producido en los últimos meses debido a las consecuencias provocadas por la crisis sanitaria que han obligado a prohibir visitas y salidas de los internos. También en los últimos meses se han producido varios fallecimientos de reclusos en la prisión cacereña. En lo que va de año se han producido cuatro muertes.  

De la misma manera, ACAIP pone de relieve que los internos no pueden quedarse sin cobertura y manifiestan que ya han trasladado en reiteradas ocasiones la petición para que se cubran esas vacantes a Instituciones Penitenciarias sin obtener respuesta al respecto. Al respecto, el sindicato de prisiones no descarta convocar protestas e incluso una huelga si la situación de falta de personal no se solventa. 

Por su parte, consultada por este asunto, la dirección del centro asegura que busca alternativas y garantiza la cobertura sanitaria. También defiende que aunque no hay médicos la prisión no se queda sin sanitarios ya que si se mantienen trabajadores en el área de enfermería. En ese sentido, expone que el problema reside en que no hay médicos que quieran optar a esas plazas. 

Lo cierto es que esta situación se produce de forma paralela en las prisiones del país ya que, según denuncian los propios sindicatos sanitarios, el sueldo y las garantías no se ajustan a las exigencias que requiere un puesto de estas características en el que habitualmente se asume un riesgo mayor que en otros departamentos sanitarios. 

En cuanto a la posible cobertura, los sindicatos auguran que de manera temporal habrá que recurrir a la sanidad pública y cuando se produzca algún incidente, llamar al 112. Por su parte, la dirección añade la confrontación entre gobierno central y gobierno regional para asumir las competencias en materia de sanidad de las prisiones desde hace una década pero que el asunto sigue sin resolverse. También preguntado al respecto, el Servicio Extremeño de Salud (SES) alega que la competencia es de las instituciones nacionales. 

En esa misma línea, Tu abandono me puede matar reitera que la situación que vive la prisión cacereña es deficitaria en cuanto a personal y sostiene que existen 90 plazas vacantes sin cubrir. «Estamos 200 haciendo el trabajo que deberían hacer 300», ponen de manifiesto. 

De este modo, en los últimos meses, los funcionarios de prisiones ya han mostrado su malestar por la falta de respuesta del gobierno central en cuanto al problema de la relación de puestos de trabajo (RPT)y han llegado incluso a protestar frente a la Subdelegación de Gobierno de Cáceres para exigir soluciones y reclamar a Instituciones Penitenciarias que cubra las vacantes que se producen principalmente porque la edad media de los trabajadores es muy avanzada, supera ya los 55 años, y se producen jubilaciones de forma progresiva sin que haya reemplazos, desde las plazas de educadores, vigilancia interior a sanitarios.