Las peticiones de ayudas de emergencia social que se reciben en el Ayuntamiento de Cáceres para el pago del alquiler superan ya a las que se presentan para garantizar la alimentación, según explicó la concejala de Asuntos Sociales, María José Pulido. «Ha habido una variación clara de la demanda», apuntó Pulido, que este viernes participó junto con el alcalde, Luis Salaya, y el director de Cáritas, Damián Niso, en la firma del convenio por el que el ayuntamiento aporta a la organización católica 50.000 euros para el centro de atención a transeúntes y personas sin hogar.

«Ha habido una variación clara de la demanda», apuntó Pulido al ser preguntada por los motivos de este incremento de las peticiones para el pago del alquiler, «entendemos que el perfil de las personas que solicitan la ayuda tiene más que ver con aquellas que han entrado en una situación de desempleo o que se han quedado sin empleo a causa del covid y de la crisis económica». Pulido comentó que ya son demandantes «con unas necesidades distintas».

Pulido había participado antes de la firma en el consejo rector de Instituto Municipal de Asuntos Sociales (Imas), en el que se aprobó la tercera convocatoria de las prestaciones económicas de emergencia social por un importe de 456.495 euros. En lo que va de 2021 se han concedido 2.602 ayudas, de las que 1.173 son de emergencia social con cargo al presupuesto del Imas y con un cargo de 595.633 euros, cantidad a la que se suma ahora el casi medio millón de la tercera convocatoria.

El ayuntamiento renueva el convenio de colaboración con Cáritas para el centro de transeúntes

De las ayudas de emergencia social que se han concedido, las que se dan para el pago del alquiler son las primeras, suman 376, además se dieron 76 para el pago de hipoteca. Por detrás están las ayudas de alimentación e higiene (150) y las que se dan para el suministro energético (129).

Convenio

El convenio asigna 50.000 euros a Cáritas para mantener el centro vida, que está en el recinto de la estación, centro que ha tenido 14 plazas durante la pandemia y que en este periodo de pandemia ha dado servicio a 185 usuarios. El director de Cáritas, Damián Niso, demandó la necesidad de contar con un protocolo de actuación «para que cuando lleguen situaciones de crisis se puedan tomar medidas y contar con una previsión para atender de la mejor forma posible a las personas sin hogar», según apuntó Niso.

El director de Cáritas agregó que la organización necesita un edificio más grande y recordó que el ayuntamiento cedió un parcela «para edificar, pero faltaban los recursos». Niso comentó que hay un cambio de modelo, «se está trabajando en un modelo de pisos de vida autónoma o vida semiautónoma, pero en Cáritas entendemos que el centro de mediana estancia no debe desaparecer». Abogó por un sistema «híbrido entre lo que sería un centro de acogida al uso y la idea de los pisos de vida autónoma».