La policía local disolvió en la noche de este viernes una concentración de al menos medio centenar de personas en Cáceres mientras festejaban junto a una tuna. Según concretan fuentes policiales, los hechos ocurrieron de madrugada en la entrada de uno de los establecimientos de hostelería en la calle General Ezponda aunque no han precisado más detalles.

Los agentes que se encontraban patrullando para vigilar que no se produjeran concentraciones y se respetaran las medidas de seguridad en la noche cacereña se desplazaron hasta el lugar de la concentración y a su llegada quedó disuelta de inmediato ya que gran parte de las personas que se encontraban en el lugar salieron corriendo para evitar ser identificados debido a que estaban incumpliendo las medidas sanitarias impuestas por la crisis sanitaria.

Esta semana, el ayuntamiento anunció un aumento de la vigilancia en las zonas de ocio y en las que habitualmente se reúnen jóvenes para beber. De hecho, en la última semana los agentes han disuelto varios botellones.