Primero fue San Pedro de Alcántara, luego vino Virgen de Guadalupe y en junio la ronda este. Grandes obras de infraestructura que están cambiando la concepción urbanística de la capital. En noviembre habrá un nuevo avance que se unirá a este lote de reformas: el corredor de la calle Viena que unirá definitivamente Cánovas con el parque del Príncipe a través de un gran paseo semipeatonal que ya empieza a tomar forma.

El portavoz del Gobierno, Andrés Licerán, se refirió ayer a este asunto al anunciar que un carril de Virgen de Guadalupe permanece cortado al tráfico para levantar un paso elevado que forma parte de esta actuación cifrada en 480.000 euros que ejecuta la empresa Aglosan con cargo a los fondos europeos del Programa Edusi.

«Ganaremos todos porque el peatón tendrá más zonas de paseo», apunta el concejal Licerán

Con este proyecto se mejorará notablemente la accesibilidad de la calle y se abrirá una nueva entrada al parque del Príncipe. Es cierto que se han producido algunos problemas en los accesos a algunos negocios por los cambios de altura de la vía, «pero han sido puntuales y a todos se les está dando solución. Ganaremos todos porque el peatón tendrá más zonas de paseo», apuntó el concejal.

La de Viena es una obra que se suma a las actuaciones municipales que se desarrolla a lo largo del mes de agosto. Una de ella es la de reparación del saneamiento de Hernández Pacheco, que obligarán a mantenerla cerrada al tráfico. Se trata de una arteria de salida desde la plaza de Colón hasta la carretera de Trujillo y el Camino Llano. El corte se inicia a las ocho de mañana de hoy; con el fin de que los residentes puedan acceder a sus garajes se invertirá el sentido de circulación, pudiendo entrar desde la calle Carrera y saliendo a plaza de Conquistadores. No es la única vía afectada y ocurre lo mismo como los impares el Paseo de Cánovas, por las mejoras de pavimentación que se realizan.

«En el ayuntamiento somos conscientes de las molestias que generan muchas veces las obras de la ciudad», declaró Licerán. Por ello, «hemos intentado coordinar los cortes durante este verano». El concejal añadió que «la menor movilidad que durante esta semana hay en la ciudad por el periodo estival y las vacaciones hace que sea el mejor momento para actuar, para intentar generar las menos molestias posibles en los ciudadanos y hemos tenido que realizar un gran esfuerzo para poder ejecutar en el mismo tiempo las tres intervenciones lo que si solicitamos a la ciudadanía es un poco de paciencia y disculpar por las molestias que se le puedan ocasionar entendiendo todos que es para la mejora de Cáceres», concluyó Licerán.